LA CRUZADA DE NEVILLE

LA CRUZADA DE NEVILLE

domingo, 17 de febrero de 2019

SOPA EN VINO NO EMBORRACHA PERO ALEGRA A LA MUCHACHA

















Después de aquellos grandes peplums made in Cantoblanco que nos alegraron la vida durante años como el cultivo del maíz en la Carisa, la silla del fraile de Cimavilla, la vía de la Plata con cabecera en Gijón, los falsos crismones de Veranes o el fantasmal utere felix al carboncillo adobado con pictor imaginarius y la capilla sixtina del arte Pompeyano en Chao Samartín nos llega otro peplum romanista prodigioso que podríamos titular ``el genio Salido de una botella de tinto de Verano'' 
Porque el ``tinto de verano'' ya se consumía en Veranes y fue el precursor de Don Simón.

Un mensaje pseudoinventado, un contenido, el vino, inventado por completo y a partir de ahí un peplum mas del largo rosario de invenciones cantoblanquianas que les da pie para una fabulosa especulación en torno a la romanización de Gijón y su centralidad respecto a no se qué cosa.

Lo mas simpático es el mensaje que describiría un mundo idílico- hedonista que no cuadra muy bien con los análisis científicos practicados a los esqueletos en las diversas excavaciones que nos hablan de una vida de miseria y privaciones adobada con esfuerzos físicos  penosos y continuados.

Una tergiversación mas de la historia a través de la confección de un peplum grosero y falso para ensalzar una romanización precaria y una Gigia fantasma.





sábado, 16 de febrero de 2019

BRAS RODRIGO, UNO DE NUESTROS ESTANDARTES

















De siempre dio la brava tierra de Carreño hijos que dieron gran lustre a la patria asturiana.

LA VOZ DE GALICIA


Yo hago músicas del mundo partiendo siempre de la base, de la música que yo mamé, la música celta. 





lunes, 11 de febrero de 2019

SULLE ORIGENE DEI CELTI

























https://bighipert.blogspot.com/2013/11/tre-teorie-sulle-origini-dei-celti.html



Tre teorie sulle origini dei Celti

Tralasciando le ipotesi più fantasiose come quella che fa riferimento alla mitica Atlantide, oggi esistono fondamentalmente tre teorie sull'origine dei Celti.

La prima è quella classica che fa riferimento ai cosiddetti popolazioni indo-europee e che vede un'espansione migratoria da oriente verso occidente di popolazioni di origine caucasica, come gli Arii. Questa teoria si basa anche su studi di tipo linguistico, in quanto la lingua indo-europea è vista come origine comune di tutte le lingue parlate in Europa, sia di quelle germaniche, di quelle romanze, di quelle celtiche, cui fa eccezione solo il basco e l'ungherese.

La seconda ipotizza un'espansione nordica, che vede come epicentro della migrazione le terre attorno al Mar Baltico che prima era un enorme lago formato dalla fusione dei ghiacci dopo l'ultima grande glaciazione. E' una tesi che vede le tribù germaniche come principale veicolo di questa espansione, ed ebbe una grande popolarità durante il nazionalsocialismo in chiave pangermanica.

La terza è quella più recente che vede l'origine dei Celti nel nord della penisola iberica, Galizia, Asturie, Paesi Baschi, dal cosiddetto rifugio cantabrico, per avere un'espansione verso nord e le isole britanniche e verso est e l'Europa centrale. Quest'ultima si basa sui recenti studi sulla diffusione degli aplogruppi Y-DNA in Europa e sui test del DNA. Come si può vedere dalla mappa sottostante della diffusione dell'aplogruppo R1b ripresa dal sito eupedia.com


E' infatti ragionevole pensare che dove è maggiore la percentuale di diffusione dell'R1b è più probabile che sia l'origine della diffusione della civiltà celtica. La genetica non va di pari passo con la tesi della diffusione indo-europea, una cosa che trovo molto singolare è infatti il crollo della percentuale dell'R1b lungo il 13° meridiano est. E' come se esistesse ancora una sorta di cortina di ferro genetica tra l'Europa occidentale e l'Europa orientale. la diffusione dell'R1b è anche legata ad una particolare cultura che si diffuse in Europa: i Bell Beakers.

La cultura dei Bell Beakers, detta anche del vaso campaniforme, è una cultura autoctona europea che si sarebbe formata in alcune aree del nord della penisola iberica, della fascia costiera atlantica, isole britanniche, Germania centrale, fino all'odierna Ungheria, in maniera non uniforme, come si dice in inglese "scattered". Una sorta di nomadismo proto-celtico/proto-germanico che li colloca tra il trado Neolitico e l'inizio dell'Età del Bronzo. La caratteristica principale che distingue i Bell Beakers da tutti gli altri popoli precedenti è il modo con cui venivano sepolti in tombe singole con il corredo degli oggetti che li accompagnavano nella vita di tutti i giorni: le armi, gli indumenti, l'inseparabile bicchiere campaniforme.

In effetti le analisi sul DNA di due scheletri di Bell Beakers del tardo neolitico (2500 a.c.) nel sito di Kromsdorf hanno confermato la loro appartenenza all'aplogruppo R1b, uno è stato confermato per R1b1a2, nessun'altra subclade è stata testata.

Diffusione cultura del vaso campaniforme
Quest'ultima tesi darebbe credito alla cosiddetta leggenda milesiana che vede i primi colonizzatori dell'Irlanda nei discendenti di tal Mil, conosciuto anche col nome latino di Milesius, o Mil Easpain, ovvero il soldato che veniva dalla Spagna e che sarebbe la personificazione probabilmente mitologica di una colonizzazione dell'Irlanda da parte di popolazioni celtiche che provenivano dalla costa nordatlantica della Spagna.

By Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga) (Own work)
[CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)],
via Wikimedia Commons
Secondo la leggenda Breogàn sarebbe stato un capo della tribù celtica dei Briganti, dal cui nome deriva quello della città di Brigantia oggi Betanzos sulla costa galiziana della Spagna sulla quale si erge un' antichissima torre faro di origine romana chiamata torre di Ercole, dalla cui cima, si narra nella leggenda, si poteva scorgere le verdi coste d'Irlanda, alla cui conquista sarebbe poi partito il guerriero Milesius.

Dal punto di vista genetico possiamo dire che la diffusione del marker R-P312 ricalca con estrema esattezza le aree di diffusione dei Celti in Europa, la subclade R-L21 è principalmente nord-atlantica ed include le isole britanniche mentre la subclade R-U152 è più centro-europea, italo-alpina.

Tres teorías sobre los orígenes de los celtas.

Dejando de lado las hipótesis más imaginativas como la que se refiere a la Atlántida mítica, hoy existen básicamente tres teorías sobre el origen de los celtas. 

El primero es el clásico que se refiere a las llamadas poblaciones indoeuropeas y que ve una expansión de la inmigración de este a oeste de las poblaciones de origen caucásico, como la Arii . Esta teoría también se basa en estudios lingüísticos, ya que la lengua indoeuropea es vista como el origen común de todas las lenguas habladas en Europa, tanto germánica, románica, celta, con la excepción del euskera únicamente. y el húngaro.

La segunda hipótesis supone una expansión nórdica, que ve como el epicentro de la migración de las tierras alrededor del Mar Báltico, que una vez fue un gran lago formado por el derretimiento del hielo después de la última gran glaciación. Es una tesis que considera a las tribus germánicas como el principal vehículo de esta expansión, y se hizo muy popular durante el nacionalsocialismo en una clave pan-alemana.

El tercero es el más reciente que ve el origen de los celtas en el norte de la Península Ibérica, Galicia, Asturias, País Vasco, desde el llamado refugio cántabro, para tener una expansión al norte y las Islas Británicas y al este y Europa Central. . Este último se basa en estudios recientes sobre la propagación de haplogrupos de ADN-Y en Europa y en pruebas de ADN. Como se puede ver en el siguiente mapa de la propagación del haplogrupo R1b tomado del sitio eupedia.com


De hecho, es razonable pensar que cuando el porcentaje de difusión de R1b es mayor, es más probable que sea el origen de la propagación de la civilización celta. La genética no va de la mano con la tesis de la difusión indoeuropea, una cosa que me parece muy singular es, de hecho, el colapso del porcentaje de R1b a lo largo del 13er meridiano este. Es como si todavía existiera una especie de cortina de hierrogenético entre Europa occidental y Europa oriental. La propagación de R1b también está vinculada a una cultura particular que se difundió en Europa: los vasos de Bell . 

La cultura de los  cubiletes., también llamado el jarrón con forma de campana, es una cultura autóctona europea que se habría formado en algunas áreas del norte de la península ibérica, de la franja costera del Atlántico, Islas Británicas, Alemania Central, hasta la actual Hungría, de manera desigual, como dicen en inglés "disperso". Una especie de nomadismo proto-celta / proto-germánico que los coloca entre la tradición neolítica y el comienzo de la Edad de Bronce. La principal característica que distingue a los Bell Beakers de todos los otros pueblos anteriores es la forma en que fueron enterrados en tumbas individuales con el equipo de los objetos que los acompañaron en la vida cotidiana: armas, ropa, el inseparable vidrio acampanado. . 

De hecho el análisis de ADN de dos esqueletos de Bell Beakers. El Neolítico Tardío (2500 aC) en el sitio de Kromsdorf confirmó su pertenencia al haplogrupo R1b, uno se confirmó para R1b1a2, y no se probaron otros subclades.

Difusión del jarrón en forma de campana
Esta última tesis le daría crédito a la llamada leyenda milesiana que ve a los primeros colonizadores de Irlanda en los descendientes de ese Mil , también conocido por el nombre latino de Milesius , o Mil Easpain, o el soldado que vino de España y probablemente sea una personificación mitológica. de una colonización de Irlanda por los pueblos celtas de la costa del Atlántico Norte de España.

Por Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga) (Trabajo propio) 
[CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], a 
través de Wikimedia Commons
De acuerdo con la leyenda, Breogán  habría sido un líder de la tribu celta de los brigandos , de cuyo nombre deriva el de la ciudad de Brigantia Betanzos hoy  en la costa gallega de España en la que se alza una antigua torre de faro de origen romano llamada la torre de Hércules , desde cuya cima La leyenda dice que uno podría ver las costas verdes de Irlanda, a cuya conquista habría comenzado el guerrero Milesius .

Desde el punto de vista genético, podemos decir que la difusión del marcador R-P312 coincide exactamente con las áreas de difusión celta en Europa, la subclase R-L21 es principalmente del Atlántico Norte e incluye las Islas Británicas, mientras que la subclase R-U152 es Más centroeuropeo, italiano-alpino. 

lunes, 4 de febrero de 2019

LA SIDRA UNA BEBIDA MILENARIA



















DIARIO EL COMERCIO  por Arantxa Margolles Beran

Desató no poca polémica historiográfica, pero hoy ya no es tan osado atribuir a los astures el primer consumo documentado de nuestra bebida por excelencia


Resistían ahora y siempre al invasor las tribus astures y cántabras que, acogotadas por la Cordillera al norte de la Península, se enfrentaron apenas treinta años antes del nacimiento de Jesucristo a los romanos. Aquellos pueblos, finalmente doblegados a las tropas de Augusto en el 19 antes de la era, fueron, según dijeron los cronistas, bárbaros que, a los lomos de robustos asturcones, tiraban a matar con flechas envenenadas con el fruto del tejo. De uno de ellos, el griego de Amasya Estrabón, se han conservado las líneas que sobre aquellos pueblos escribió... sin haberlos visitado nunca.
Así fue. Estrabón, que incluyó su 'Geografía' en base a otros autores sin haber puesto previamente un pie en la Celtiberia, hablaba de los astures no muy amablemente. «El carácter inculto y salvaje de aquellos pueblos se explica no solo por su vida guerrera», escribió, «sino también por su situación apartada». La Cordillera Cantábrica, todo lo infranqueable que era hace más de dos mil años, había apartado a los astures de la civilización romana, sinónimo de cultura versus barbarismo para Estrabón. «Nadie dirá que viven con aseo los que se lavan con orina, que se conserva podrida en tinajas, y con ella enjabonan los dientes ellos y sus mujeres, como se dice también de los cántabros...»Desde luego que no pintaba muy higiénico el tinglado, pero ¿cabe creerse a pies juntillas a Estrabón? Hablando de los usos y costumbres astures, el historiador aseguró que conocían el vino, pero lo tomaban poco, tan desconocidas eran las vides en nuestra nefasta climatología; y que bebían, preferiblemente, agua y zythos. Es decir, cerveza. Y al lector que se adentre en el resto de páginas de la 'Geografía' le llamará la atención también que, tras asegurar tal cosa, diga Estrabón que el pan se cocía con masa de bellotas y no de harina de cereal. También el que en los documentos medievales más antiguos de Asturias, escritos ocho siglos después, no haya ni una sola mención a la cerveza y escasísimas hacia los cereales con los que se elaboraría ésta. «El trigo y la cebada no se generalizarán hasta bien entrado el siglo XII, y aun así sabemos que el cereal panificable era insuficiente (...)», escribió, ya en 1983, Perfecto Rodríguez, filólogo franquino.
¿Y qué era, entonces, aquella bebida amarillenta y amarga que Estrabón, a miles de kilómetros de lejanía, atribuyó a los astures? La cuestión, como tantas en el estudio de la historia y especialmente en el de la no tan reciente, es peliaguda y se presta a discusión. La arqueología, desde luego, parece atestiguar que los astures no fueron demasiado duchos en cultivar cereal. Y Rodríguez aseguró en su día, basándose en que en la diplomacia medieval lo que sí aparecen son alusiones a pomares y sidra, en que lo que Estrabón definía como zythos, cerveza, pudiera ser, en realidad, sidra asturiana.
«El aspecto externo, su color ambarino, cierto sabor agridulce, la reacción al movimiento brusco e incluso los efectos como bebida ligeramente alcohólica y refrescante no la hacen tan diferente de la cerveza, máxime para (...) Estrabón que escribe (...) de oídas.» Lo escribe Rodríguez en 1983, y mucho más recientemente, en 2015, Santos Yanguas no lo niega, aunque sí sostiene que los astures cultivarían centeno y panizo, mijo y escanda, pero poco, y dentro de una economía más recolectora que cerealista. La discusión se hace más filológica que histórica: si Estrabón utiliza la palabra 'zythos' para nombrar a lo que en realidad sería sidra, pudiera ser porque no había palabra alguna que pudiera usar para referirse a lo que no era ni vino ni agua. La que hubiera podido corresponder a la sidra, 'sikera', no estaba establecida en el léxico de Estrabón.
Y oigan: tampoco es que tenga el monopolio del conocimiento sobre el mundo astur el de Amasya. Otros cronistas del Imperio (Plinio o Columela) avanzan, antes de que ningún documento asturiano lo suscriba, que se elaboraba ya por aquellos años un jugo de manzana y pera al que llamaban «sicera». Mientras tanto, otras referencias sitúan en territorio astur –por aquel entonces ya integrado a la Hispania romana– extensas pomaradas que bien pudieron haber servido para la producción del áureo líquido.
Ni hay ni habrá, datos seguros. Pero tampoco los hay de ningún otro extremo acerca de la vida de unos pueblos que solo saltaron a definirse en papel a la llegada del invasor, que mira desde la superioridad del colonizador y genera, así, prejuicios e incorrecciones. Todo parece llevarnos a creer que los astures, efectivamente, consumían la sidra que, ya en su época, Jovellanos señalará como propia de las más arraigadas costumbres asturianas. «Siempre tas equí, tráesme la gayola», canta el grupo avilesino Dixebra en una de sus canciones: «Botellina sidre, el mio amor ye pa ti». Y ese querer pinta, según todos los indicios, milenario.