LA CRUZADA DE NEVILLE

LA CRUZADA DE NEVILLE

jueves, 24 de noviembre de 2016

CANTOBLANCO BAJO EL FUEGO DE LAS BALAS

Los tiradores acusan a una “mano negra” de colocar aposta las balas de Cantoblanco

https://hipertextual.com/2016/09/cantoblanco-tiro-olimpico-csic-uam

La Guardia Civil abre una investigación sobre las balas que amenazan a los científicos de Cantoblanco.

Los tiradores acusan a una “mano negra” de colocar aposta las balas de Cantoblanco

  • La Federación Madrileña de Tiro Olímpico afirma que alguien pudo dejar los proyectiles como "un rastro de miguitas de pan".
  • La Guardia Civil abre una investigación sobre las balas que amenazan a los científicos de Cantoblanco.
Enésima vuelta de tuerca en el caso de las balas perdidas que amenazan a los científicos de Cantoblanco. José Manuel López Baile, portavoz de la Federación Madrileña de Tiro Olímpico, rechaza que los proyectiles procedan del Club de Tiro anexo al campus de la Universidad Autónoma de Madrid y "reta a cualquier persona a que demuestre su origen". Asimismo, la entidad que aglutina a los tiradores madrileños señala en declaraciones a Hipertextualque "alguien ha dejado un rastro de proyectiles como si fueran miguitas de pan". Preguntado por el interés que podría haber en "colocar aposta" las balas, López Baile dice que puede haber "alguien interesado en que el club de tiro se vaya para ocupar sus espacios".

La segunda hipótesis que baraja la Federación Madrileña de Tiro Olímpicoes la posibilidad de que los proyectiles hayan sido disparados por cazadores furtivos en las proximidades de Cantoblanco. López Baile comenta a este medio que los alrededores son "muy frecuentados por jabalíes, que atraviesan la carretera de Colmenar en busca de trufas". Estos animales, según su versión, podrían estar siendo tiroteados por batidores, que al disparar podrían haber alcanzado al edificio que ocupan el Instituto de Física Teórica (IFT) y el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT), centros pertenecientes a la Universidad Autónoma de Madrid y al CSIC.

"Pretenden estigmatizar el tiro olímpico"

El portavoz destaca que se trata de una "federación centenaria" y que las noticias de los últimos días sobre el caso Cantoblanco sólo pretenden estigmatizar un deporte olímpico como el tiro. "Hay que resaltar que la primera medalla olímpica para España vino de este deporte", resalta López Baile, quien califica como "episodios desagradables creados aposta" los sucesos ocurridos en los últimos días. El primero en denunciar los disparos que amenazaban a los científicos fue Manuel de León, el matemático que halló 18 balas en menos de cinco minutos. El antiguo director del centro de Matemáticas, que fue cesado por el CSIC tras un episodio de acusaciones cruzadas de irregularidades que ha sido judicializado, lamentó la falta de medidas para garantizar la seguridad de los trabajadores del IFT-ICMAT.
La Federación "tiene constancia de los proyectiles encontrados en el campus universitario", pero niega que procedan de sus instalaciones, que se abrieron en Cantoblanco en 1969. "Es un espacio cerrado y perimetrado", afirma López Baile en conversación telefónica con Hipertextual. El portavoz reconoce que hace unos años se implementaron una serie de medidas para "reforzar la seguridad" del club y no para evitar que las balas saliesen de sus instalaciones. Sin embargo, documentos a los que ha tenido acceso este medio demuestran que la propia Federación estableció una serie de controles, como alejar el área de tiro o colocar postes de madera como parabalas, con el fin de disminuir el riesgo de fuga de proyectiles. "El tiro y las armas están muy mal vistos", sostiene de forma tajante el portavoz.
Hipertextual
 se ha puesto en contacto con un experto en intervención de armas de la Guardia Civil, ajeno a la investigación de este caso, para conocer su opinión sobre los hechos. La fuente consultada señala que "si la galería está correctamente autorizada, no debería haber problemas de seguridad". A su juicio, por la distancia de 1,5 kilómetros que separa el IFT-ICMAT del club de tiro, los disparos sólo podrían haber sido efectuados con un rifle, nunca con un arma corta. Por las fotografías difundidas en los últimos días, parece que el impacto de las balas hubiera ocurrido siguiendo una trayectoria rectilínea, algo imposible si los proyectiles procedían del campo. En este segundo caso, las balas habrían seguido una trayectoria parabólica. De acuerdo con el especialista, no es la primera vez que se "siembran" proyectiles en los alrededores para causar miedo y hacer que un club de tiro deba abandonar el espacio en el que está situado.
Por otro lado, Ricardo Magaz, experto en criminología contactado por Hipertextual, califica el tema de Cantoblanco como "muy raro y extraño". En su opinión, sin haber acudido al lugar de los hechos, las tres hipótesis que se barajan pueden ser plausibles. "Si alguien ha sembrado las balas, se sabe rápidamente", afirma. Una teoría que no cuadra con las denuncias constantes que los investigadores han realizado desde 2012, elevando sus quejas al CSIC y a la UAM, propietaria de los terrenos del club de tiro. "Un proyectil que lleva mucho tiempo al aire libre tiene una apariencia diferente", comenta Magaz.





Cantoblanco

cantoblanco


El especialista considera que "a no ser que se vulneren las medidas de seguridad ex profeso", es raro que los disparos procedan del club de tiro. A su juicio, la opción de los cazadores furtivos es otra hipótesis que deberán evaluar los expertos de la Policía Nacional y la Guardia Civil. El también directivo de la Sociedad Científica Española de Criminología coincide con el experto de la Benemérita al señalar que los tiros parecen haber sido efectuados por un arma larga como un fusil o un rifle.

Según Magaz, "es lógico que los científicos estén alarmados, especialmente si hay fallos de seguridad". Los riesgos laboralesdenunciados por el personal de ambos centros han llevado al CSIC y a la Universidad Autónoma de Madrid a tomar cartas en el asunto para solucionar el problema, aunque sea con cuatro años de retraso. "No es muy agradable" trabajar en esas condiciones, especialmente en el caso de individuos que no estén relacionados con temas de seguridad, asevera el criminólogo consultado por Hipertextual. De momento, la Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer los hechos y determinar la procedencia de los proyectiles, primer paso para cerrar una polémica que lleva meses amenazando a los trabajadores del IFT-ICMAT.

lunes, 7 de noviembre de 2016

LA RESISTENCIA CELTA DE GALICIA AL EJÉRCITO ROMANO



Roma arrasó el Monte do Castro

Los arqueólogos encuentran un arma del ejército romano entre los restos de Ribadumia
M. Alfonso

VILAGARCÍA / LA VOZ


 Pieza a pieza. Detalle a detalle, el equipo de arqueólogos de la Diputación de Pontevedra va desvelando la historia que se esconde bajo el Monte do Castro. La vida y la obra de los cuatrocientos habitantes que, en algún momento, ocuparon este rico y próspero enclave del municipio de Ribadumia. Los últimos hallazgos permiten a los técnicos aclara algunas de las dudas surgidas tras la primera excavación, como por qué las piezas encontradas están tan bien conservadas. Y es que los residentes tuvieron que salir corriendo. Lo hicieron, se supone, porque llegó el ejército romano e incendió todo el asentamiento.
En algún momento del siglo I a. C., los habitantes do Monte do Castro abandonaron sus viviendas a toda prisa. El motivo de su huída fue el fuego, que estaba quemando sus casas. «Facemos unha excavación por capas e apareceron moitos niveis de cinza e carbón dentro das estructuras. Ademais as pedras están erosionadas pola acción do lume, dun lume forte e continuado», explica Rafael Rodríguez, arqueólogo de la Diputación encargado del proyecto. Esto hace concluir «que o poboado foi destruido por un incendio, que non foi casual porque aparecen restos en todas as estructuras», añade. A esto hay que sumarle el buen estado de conservación que presentan muchos de los restos encontrados, «o que nos fai pensar que o asentamento abandonouse de súpeto e non volveu ocuparse», concluye.
Otro de los grandes descubrimientos de los arqueólogos es una dolabra. Se trata de un arma herramienta que forma parte del equipamiento típico de los soldados romanos. Una pieza de estas características nunca había aparecido en un «conxunto residencial. É típica de campamentos militares», asegura Rodríguez. De hecho, esta es la primera pieza de estas características parecida en toda Galicia. Su presencia «abre unhas hipóteses de traballo espectaculares», argumenta. Y concluye que fueron los romanos los que obligaron a los prósperos vecinos de Monte do Castro a dejar sus cómodas viviendas.
Las nuevas excavaciones, iniciadas el pasado 18 de julio, han permitido profundizar en las tres zonas abiertas anteriormente. Hasta ahora han quedado al descubierto un total de seis cabañas, tres de las cuales eran residencias y, el resto, almacenes o talleres de artesanos. Entre todas ellas destaca especialmente la casa patio, que tiene una estructura más típica del sur de Galicia. Eso hace pensar que era la vivienda de alguien importante dentro del poblado. «Existía unha xerarquización social a través da arquitectura», afirma Rodríguez.
Monte do Castro era un yacimiento rico e importante. Su ubicación, situado en un alto, permitía a sus habitantes un total control sobre el Umia, principal ruta de acceso hacia el interior de la comarca. También, sobre las ricas tierras de cultivo de la comarca de O Salnés. «Era un xacemento rico dende todos os puntos de vista. Polo control que tiña sobre o río e as terras de cultivo. E polo abundante material de bronce que atopamos», añade Rodríguez. Hasta parte de la cerámica presenta un importante trabajo de diseño y decoración, lo que hace pensar que era utilizada en rituales.
De proteger a sus habitantes, que los técnicos cifran en cuatrocientos, se encargaba una muralla cuyas dimensiones han sorprendido a los expertos. Tenía un metro y medio de ancho y hasta escaleras de acceso. Su construcción supuso un esfuerzo importante, por lo que se cree que estaba destinada, además de a proteger, a resaltar la importancia del asentamiento. Una pena que no pudiera evitar la invasión romana del castro.
Los técnicos concluyen que el poblado fue abandonado de forma repentina
Todo el castro estaba rodeado por una muralla de más de un metro de ancho




Los romanos arrasan el Monte do Castro

La "dolabra" hallada en Ribadumia es la sexta que se encuentra en todo el mundo


La influencia del mundo romano en Ribadumia fue la devastación y persecución a los pobladores de uno de los castros más importantes de la comarca, quizás también de Galicia. Esa es una de las teorías a las que llegan arqueólogos e historiadores después de las excavaciones en el yacimiento de Monte do Castro y, en particular, por el hallazgo de armas propias de los ejércitos del Imperio esparcidas a lo largo de toda la zona en la que han trabajado. La "dolabra" que se halló hace medio año es una de las piezas de más valor que revalida esta teoría.

A.TOURIÑO - RIBADUMIA La influencia de los romanos en el Monte do Castro fue la devastación al convertirse este enclave en uno de los objetivos para el éxito de la invasión. Esta es la conclusión a la que llegan historiadores y arqueólogos después de diez meses de excavaciones en un yacimiento en el que ya se han sacado a la luz trece cabañas, una enorme casa–patio y una muralla, además de miles de piezas, muchas de ellas cerámicas pero también de adorno personal y armas blancas.
Quizás las hipótesis más importantes del estudio radiquen en el hecho de que se trata de uno de los castros más importantes de Galicia, situado en una zona estratégica al lado del mar, con fuertes relaciones comerciales y marítimas y que podría estar datado en plena Edad de Hierro, allá por el siglo IV o V antes de Cristo.
Pero ese esplendor fue también lo que lo arruinó en el primer o segundo siglo de la presente Era, según las huellas que con mucho detalle valoran los arqueólogos que realizan este trabajo de recuperación patrimonial, financiado por el proyecto Pousadas do Salnés, que dirige la Diputación de Pontevedra.
El final del castro ribadumiense es pura hecatombe pues el poblado no solo fue arrasado por los invasores romanos sino que desapareció entre las llamas, y nunca jamás volvió a ser reconstruido.
Los historiadores entienden que el poblado era objetivo clave para el escarmiento que buscaba el ejército romano. "Tenían que buscar un castro importante y arrasarlo por completo para dar ejemplo a los habitantes de los poblados más pequeños", se explicó ayer a los asistentes a la visita guiada, entre lo que se encontraban el presidente de la Diputación, Rafael Louzán y la alcaldesa de Ribadumia, Salomé Peña.
La teoría se sustenta en dos hallazgos fundamentales, en particular una "dolabra" romana y otras armas blancas de parecida época dispersas por todo el yacimiento y el mismo nivel de estratificación de ceniza en el subsuelo que indica que el poblado ardió por completo.
La aparición de la "dolabra" cobra un especial significado por el hecho de que se trata de un arma característica de los ejércitos romanos, de los que solo se conservan seis ejemplares en todo el mundo, lo que le confiere un mayor valor.
Es llamativo también el hecho de que otras armas blancas se encontrasen en diferentes zonas del lugar excavado, lo que demuestra que la invasión fue sangrienta, ya que quedó constancia de que no había apego por las armas que se perdieron en el combate pues "nadie pasó a recogerlas".
En definitiva se corrobora la barbarie que se cometió con los pobladores del castro de Ribadumia que ya nunca más fue habitado, pese a estar situado en una zona privilegiada frente a la Ría de Arousa.
De hecho, pese a la existencia de grandes masas forestales que ocultan el paisaje, las vistas desde el castro ribadumiense son todavía espectaculares.
El castro se conformó en una zona tan estratégica como cómoda para los pobladores. De hecho, se llega al yacimiento sin apariencia de haber subido pendiente alguna, pero una vez en la cumbre se comprueba que el castro estaba fortificado.
Dicha protección era casi natural y aún se observan las dos trincheras existentes, pero a la vez se complementaba con un muro de cierre a lo largo de todo el perímetro del castro. El muro es uno de los hallazgos más importantes pues se cree que tendría una altura relativamente importante y que en su parte superior estaría rematado con una verja contruida con elementos vegetales.
En la próxima fase se espera excavar la zona del balcón superior del castro y la cima, donde podrían hallarse edificios públicos y santuarios de la época.