HOC SIGNO VINCITUR INIMICUS

HOC SIGNO VINCITUR INIMICUS

LOS VISITADORES DE CANTOBLANCO

LOS VISITADORES DE CANTOBLANCO
Con este signo se protege al piadoso. Con este signo se vence al enemigo”. Y debajo de ella: “Pon, Señor, el signo de salvación en esta fuente, para que no permitas la entrada del ángel exterminador

martes, 24 de mayo de 2011

MAS INFORMACIÓN SOBRE LA EXPEDICIÓN DEL REY WAMBA EN ASTURIAS





LAGO UBALES















Como todos Vds saben amigos lectores y seguidores en varias ocasiones he defendido la verosimilitud de las crónicas altomedievales cuando mencionan la expedición del rey Wamba contra los astures en el año 680 y que modernos estudiosos niegan sin fundamento alguno.

No voy a repetir lo que ya he escrito en torno al asunto incluidas las dataciones de carbono 14 efectuadas en el Puerto de Mesa y Homón de Faro; están en entradas anteriores para aquellas personas que tengan interés en el tema; me limito a aportar nuevos datos.


1º Desde la Venta del puerto de San Isidro a través de la antigua calzada romana conocida como Camino de Wamba..............Desde la Venta de San Isidro, a un kilómetro del alto del puerto, a la izquierda, al norte, antes de llegar al pueblo de Isoba y en una curva, está el puente de Wamba, que atraviesa el río de los Fornos. De allí sale el citado camino histórico.........

Fuente diario EL COMERCIO de Gijón 20-05-2011 EL LAGO UBALES por Bernardo Canga y Carmen Piñán.

http://www.elcomercio.es/v/20110520/sociedad/lago-ubales-20110520.html

2º In Oueto..., In latere montis Naurantii
uillam Linio..., In territorio Sauti de Lecer... In Lagneo territorio... In Arbolies..., In Builia..., Iusta riuulum
Ruoreto... subter Castrum Tutela..., In Andalione..., In territorio Gigione..., In Ueranes..., In ualle Logrenzana...,
In Flacana,...territorio BUANGA..., In territorio Flauianensis..., In Riosa..., In terra Quiros..., In territorio
Meres..., In ualle Turone..., In Maliaio territorio..., In Onis..., In territorio de Caso...,


PUEBLOS ASTURIANOS EL PORQUÉ DE LOS NOMBRES por Xosé Lluis Garcia Arias

Guanga (Uv)385 WAMBA (141: 291).

http://mas.lne.es/toponimia/index.php?leer=965&palabra=guanga


EL TERRITORIO DE BUANGA (Asturias). Génesis y formación de un alfoz altomedieval por Francisco Javier Fdez Conde

http://uniovi.academia.edu/Jes%C3%BAsFern%C3%A1ndezFern%C3%A1ndez/Papers/428801/El_territorio_de_Buanga_Asturias_._Genesis_y_formacion_de_un_alfoz_altomedieval

"En definitiva desde la Peña´l Castiellu Guanga se controlaban todas las rutas que accedían a la zona central de Asturias desde el Valle del Trubia".

"No olvidemos que una de las hipótesis que se manejan para explicar la presencia de estructuras fortificadas que se están documentando entre los siglos VII y VIII 22 podrian ser la defensa de una posible nobleza de origen astur-romano frente al poder central visigodo".

"El topónimo del lugar nos remite de nuevo a estas fechas, pues según ha propuesto J.L. Garcia Arias se derivaria del nombre germánico Wamba" 23. "Dato que nos recuerda a su vez lo relatado en la crónica de Alfonso III, donde se atribuye al rey visigodo del mismo nombre (672-680), el sometimiento de astures y vascones 24."

Citas de la Crónica de Alfonso III (“Crónicas Asturianas”, estudio, edición crítica y traducción por Juan Ignacio Ruiz de la Peña, Juan Gil Fernández y José L. Moralejo, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Oviedo, Oviedo, 1985).

Cita:
I. 9. “(El rey Wamba …) A los astures y vascones, que se rebelaban continuamente (Astores et Uascones crebro rebellantes), los sometió varias veces y los subyugó a su imperio.”XIV. 1. “Por aquel tiempo se pueblan Primorias, Liébana, Trasmiera, Sopuerta, Carranza, las Vardulias, que ahora se llaman Castilla (Primorias, Libana, Trasmera, Supporta, Carranza, Bardulies que nunc apellatur Castella), y la parte marítima de Galicia; pues Alava, Vizcaya, Alaone y Orduña (Alaba namque, Bizcai, Alaone et Urdunia) está comprobado que siempre estuvieron en poder de sus habitantes (a suis incolis reperientur semper esse possesse), como Pamplona [es Degio] y Berrueza (sicut Pampilona (Degius est) atque Berroza).

Por lo tanto señor Besga Marroquín una toda esta información a las dataciones de carbono 14 efectuadas en el laboratorio Beta Miami de Florida y comprenderá Vd el dicho de blanco y en botella leche.

lunes, 23 de mayo de 2011

CASCOS APLASTA AL PPPSOE















































Como se habia anunciado, el 22 Mayo de 2011, Cascos ha tomado el poder y los socialistas y los populares están confusos y totalmente derrotados.

Se puede decir que el régimen jamandulero ha sido totalmente aniquilado.

El paso siguiente tiene como objetivo Madrid.

El señor Rajoy está muy nervioso y tiene fundamentadas razones para estarlo.


El resto de fuerzas patrióticas asturianas:URAS-PAS, Conceyu Abiertu, Bloque-UNA etc no han conseguido representación porque el voto patriótico se ha concentrado en FORO ASTURIAS.


Ahora sólo hay un lider

martes, 17 de mayo de 2011

EL GULAG SE RESQUEBRAJA



LA FISCALIA ADMITE UNA DENUNCIA CONTRA UN ARQUEÓLOGO DE CULTURA

Fuente La Nueva España 17-Mayo-2011 por M.S. MARQUÉS

http://www.lne.es/sociedad-cultura/2011/05/17/fiscalia-admite-denuncia-arqueologo-cultura/1075858.html


Camino acusa a García de Castro de omitir de forma expresa en un informe la responsabilidad de Cuesta en la Campa Torres


La fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha abierto una investigación con relación al informe emitido por el arqueólogo de la Consejería de Cultura César García de Castro, al que se acusa de «ocultar de forma expresa graves implicaciones del arqueólogo responsable del yacimiento de la Campa Torres, Francisco Cuesta Toribio», en relación con el escondrijo de materiales arqueológicos del yacimiento.

La fiscalía abre diligencias tras la denuncia presentada por el arqueólogo Jorge Camino Mayor, adscrito al Museo Arqueológico de Asturias, contra el informe emitido por César García de Castro en el que el denunciado propone la incoación de expedientes informativos, y en su caso disciplinarios, a la directora de museos del Ayuntamiento de Gijón, Paloma García Díaz, «ocultando de forma expresa en su informe las graves implicaciones de Francisco Cuesta Toribio», arqueólogo responsable del yacimiento de la Campa Torres y actual director del Museo Etnográfico de Grandas de Salime.

Francisco Cuesta fue director de las excavaciones de la Campa Torres desde el 10 de julio de 1986 hasta el mes de septiembre de 2000 y, por tanto, según la denuncia, responsable directo del cumplimiento de la obligación prevista en el artículo 67.4 de la ley de Patrimonio Cultural del Principado que dispone: «corresponde a los directores de las excavaciones la responsabilidad en el cumplimiento de la obligación de depositar obligatoriamente en el Museo Arqueológico de Asturias los restos y objetos de interés descubiertos como resultados de actividades arqueológicas debidamente inventariados, catalogados y acompañados de la memoria de excavaciones, en el plazo máximo de un año».

Según Jorge Camino, el informe realizado por César García de Castro, a propósito del hallazgo de los materiales arqueológicos abandonados en un sótano cuya entrada se ocultaba tras un armario, «no hace mención alguna ni a la persona del arqueólogo Cuesta Toribio, ni a su función como responsable de la excavación», mientras que sí propone la incoación de un expediente a la responsable de museos de Gijón, informe que sirve «como base» para la incoación de sendos expedientes disciplinarios al arqueólogo Ángel Villa Valdés y a la ex directora del Museo Arqueológico Elisa Collado, a los que la Administración del Principado responsabiliza de no haber informado con la suficiente premura del descubrimiento de los materiales abandonados.

La denuncia se sustenta en que «pese a las directas responsabilidades de Cuesta Toribio -susceptibles de ser acreditadas sin mayores esfuerzos dialécticos al resultar obvias-, García de Castro no informó de las mismas en el expediente ni hizo referencia alguna a Cuesta Toribio». En dicha omisión, Camino ve «intencionalidad del denunciado en ocultar las responsabilidades de Cuesta Toribio y su participación decisiva en el comportamiento delictivo producido con los materiales arqueológicos abandonados».

Además, señala la denuncia que el informe emitido por García de Castro supuso la apertura de expediente disciplinario a uno de los tres arqueólogos del Principado con reales posibilidades de acceder a la plaza que ocupará el denunciado, dejándole expedita la vía al cargo.


COMENTARIO

Gracias a Dios el GULAG que hemos padecido durante tantos años se está resquebrajando por la valentia de unos cuantos profesionales que no se han dejado apesebrar ni amilanar.

Estaremos muy vigilantes para evitar cualquier represalia del GULAG en uno de sus últimos coletazos.

Esperemos que no cometan errores de cálculo; cualquier intervención contra los profesionales disidentes provocará una respuesta de una magnitud similar a la que tuvo lugar tras el escandaloso cese del señor Naveiras Escanlar "Pepe el Ferreiro".

Estamos preparados para dar una respuesta masiva y contundente y de paso recordamos al GULAG jamandulero-paracaidista que cualquier manipulación por parte de la UAM de los restos de Argandenes provocará un escándalo sin precedentes.

Llevaremos el caso a los organismos internacionales; solicitaremos la intervención y oportuna investigación de las diferentes universidades españolas para ver en que medida la Universidad Autónoma de Madrid ha manipulado tales restos si es que llegan a caer en sus manos y asimismo solicitaremos una investigación de todas las manipulaciones que hayan podido realizarse durante los últimos veinticinco años desde los dias aciagos del proyecto Gijón de Arqueología.

Esperemos que las nuevas autoridades políticas del Principado amén de desarbolar a todo el entramado jamandulero-paracaidista corten de raíz cualquier intromisión a partir de ahora del pernicioso ente académico de Cantoblanco y asimismo si ha lugar presenten las demandas oportunas por la reiterada manipulación del patrimonio histórico-arqueológico y etnográfico del Principado de Asturias.


FÍJENSE VDS EN EL ENLACE DE ABAJO CORRESPONDIENTE AL CUADERNO DE BITÁCORA DE GIJÓN Y SU COMARCA TITULADO "VOLUNTAD" QUE HEMOS TRAÍDO A COLACIÓN EN ESTE BLOG EN MAS DE UNA OCASIÓN POR LA INFORMACIÓN VALIOSA QUE CONTIENE; INFORMACIÓN QUE YO CONOCIA DE OÍDAS O DE HABER SIDO PUBLICADA EN PRENSA EN AÑOS LEJANOS PERO NO DE UNA FORMA TAN EXPLÍCITA.

http://voluntad.wordpress.com/2010/04/21/ahora-jugando-al-escondite/

Titulamos así en alusión a una entrada anterior de Voluntad, Jugando al Parchís con la historia. Aunque los [ir]responsables municipales y autonómicos estén, a lo mejor, jugando a las prendas. O al Monopoly.

Hace décadas que en nombre de la arqueología se perpetran fechorías en Gijón y en toda Asturias. En la actualidad, la FSA/PSOE está utilizando la arqueología (y hasta redefiniéndola, pues la etnografía no es exactamente la misma disciplina) para apuntalar su red caciquil en el occidente de Asturias, como ha saltado a la luz con el asalto al Museo Etnográfico de Grandas de Salime y el cese de su impulsor José Naveiras, Pepe el Ferreiro. Al frente de la institución asaltada –e inmediatamente deteriorada– han puesto a un foriato de sus filas, Francisco Cuesta Toribio. El intruso había dejado rastro en Gijón; rastro que sigue hoy La Nueva España.

Atentado contra el patrimonio arqueológico
Halladas en el búnker de la Campa Torres más de 20.000 piezas de las excavaciones
El ex director del yacimiento y actual responsable del Museo de Grandas atribuye a la gerencia del parque el mal estado del material encontrado
Oviedo, M.S. MARQUÉS
Aspecto que presentaba el depósito cuando fue encontrado.

Aspecto que presentaba el depósito cuando fue encontrado.

El grueso de los materiales procedentes de las excavaciones de la Campa Torres de Gijón, un conjunto de más de veinte mil piezas, entre las que se encuentran bronces, cerámicas y otros elementos exhumados de las construcciones castreñas, fue localizado hace unos meses en una especie de zulo clausurado en la zona del antiguo búnker del actual museo.

El paradero de una parte importante de la colección procedente de las excavaciones de la Campa era una de las incógnitas más comentadas del mundo de la arqueología asturiana, si bien nunca se cursó denuncia alguna que pudiera arrojar pistas sobre su localización.

Las excavaciones del yacimiento castreño de la Campa, dirigidas por el fallecido José Luis Maya y por Francisco Cuesta, actual director del Museo Etnográfico de Grandas de Salime, se iniciaron a mediados de los años ochenta para finalizar a finales de los noventa. En ese tiempo ambos firmaron diferentes artículos dando a conocer la tipología del yacimiento. En alguno de ellos se hace el estudio de piezas cuyo paradero se desconoce aún hoy, como es el caso de las ánforas.
José Luis Maya, izquierda, y Francisco Cuesta, en la Campa Torres.

Francisco Cuesta niega cualquier responsabilidad sobre lo sucedido, aludiendo a los más de diez años que lleva sin pisar la Campa Torres. «Hace mucho que no voy por allí, casi milenios, por tanto no sé qué se hizo con los materiales que depositamos en una especie de almacén. Estaban en perfecto estado y recogidos en bolsas y cajas», declaró a LA NUEVA ESPAÑA. A Cuesta no le sorprendió el hallazgo porque «sabía que estaban allí», lo que el arqueólogo dice desconocer es el estado en que se encontraron, responsabilidad que atribuye a la actual directora de Museos del Ayuntamiento de Gijón, Paloma García.

Los cientos de cajas con las piezas de la Campa se localizaron tras descubrir una puerta que se encontraba oculta tras un armario. Una vez abierta, la escena que ofrecía no era la propia de un depósito arqueológico, sino más bien cientos de cajas apiladas y revueltas que llenaban la totalidad del espacio. La humedad y el abandono hicieron el resto, pudriendo etiquetas y deshaciendo paquetes, con el consiguiente perjuicio para la clasificación y contextualización de los materiales.
Las cajas tal como se encontraron en el zulo hace pocos meses.
Paloma García, que lleva la gestión del parque de la Campa Torres desde el año 2000, desconocía el paradero de las piezas. «Me ocupo del parque, pero los responsables de los materiales procedentes de una excavación son los arqueólogos que la dirigen, así lo recoge la ley de Patrimonio». «Ellos son los responsables hasta que hacen la entrega y en este caso ni el Ayuntamiento de Gijón ni la Consejería de Cultura tenían constancia de su entrega».

La responsable del parque afirma que los arqueólogos no dieron parte oficial del depósito a ninguna institución, como era su obligación. Paloma García asegura que el Ayuntamiento de Gijón es especialmente cuidadoso con las colecciones arqueológicas, de las que siempre se hace un inventario para después, en la mayoría de los casos, hacer un seguro a las piezas. Pone como ejemplo las procedentes de las excavaciones de la fábrica de salazones, de Veranes o Cimadevilla, yacimientos cuyas colecciones se custodian en las mejores condiciones, tras ser depositadas por los responsables de la excavación.

Las piezas ahora localizadas son de vital importancia para situar cronológicamente el yacimiento, aunque la falta de clasificación las descontextualiza e impide saber su localización estratigráfica. Las excavaciones de la Campa fueron paralizadas en 1996 por Cultura tras evaluar un informe técnico que revelaba graves incorrecciones en la forma de desarrollar el trabajo, denunciadas por la Junta de Excavaciones.

Lo de la desaparición de fondos museísticos tiene antecedentes. Sin necesidad de remontarnos al saqueo sistemático perpetrado por los socialistas entre 1934 y 1937, la etapa postfranquista da para mucho. Como aquel anunciado museo de la historieta (los cursis dicen cómic) cuyos fondos, algunos únicos, desaparecieron misteriosamente en la época en que el socialista Francisco Villaverde Suárez (el que confundía al masonazo del General Evaristo Fernández San Miguel con el Arcángel San Miguel) era concejal de Cultura (oh la la, la culture) del Ilustre Ayuntamiento de Gijón. (Luego fue diputado autonómico, y hace dos meses volvió a los titulares por sus, ejem, habilidades al volante inmediatamente sucesivas a sus habilidades en la barra del bar).

¿No habrá llegado el momento de jugar a policías y ladrones?


#

¿Por qué no nos sorprende? La edición local del bilbaíno Correo ex Español (cabecera El Comercio) se marca un dribling de esos que nublan la vista. Aquí no ha pasado nada, como dicen desde el Ilustre Ayuntamiento y desde el comisariado de la FSA/PSOE en Grandas de Salime. Negación de la evidencia, sí; pero, ¿a quién le importa la verdad? No lo reproducimos entero pero, si tienen estómago y lentes, les dejamos el enlace:

La Campa Torres prepara una muestra con piezas de las excavaciones hasta hace un año ocultas

La Nueva España sigue con la historia de ayer. Por las declaraciones de Carmen Fernández Ochoa (quien también ha dejado en Gijón un rastro poco agradable) se ve que le gustaría echar tierra al asunto, pero también que la evidencia es abrumadora: no puede negarla en plan Vocento, vamos.

Los arqueólogos ven «ocultación y dejación» en el abandono de piezas en la Campa Torres
La falta de registro supondrá la imposibilidad de conocer la evolución del poblado que se desarrolló en la zona durante más de ocho siglos
Oviedo, M.S. MARQUÉS

La noticia del hallazgo de más de veinte mil piezas arqueológicas abandonadas en un zulo del museo de la Campa Torres y procedentes de las excavaciones realizadas en ese castro durante varias campañas ha causado sorpresa e indignación en ámbitos científicos y políticos. Las valoraciones, que en su mayoría han hecho hincapié en la responsabilidad de los propios directores de la excavación y de las administraciones vinculadas a las mismas, subrayan la gravedad de unos hechos que consideran merecedores de alguna sanción.

Para el arqueólogo Jorge Camino lo ocurrido permite hablar de «ocultación de patrimonio público» y de «incumplimiento de las obligaciones profesionales». Como responsable de diferentes campañas de excavación, Camino sabe que contextualizar el material es fundamental «porque ahí está todo el valor, es lo que va a indicar la edad del material y el contexto histórico al que pertenece». También considera procedente realizar un inventario con los datos de identificación de la pieza y su contexto, y someterla a limpieza y restauración. «Todo lo que no sea seguir estas pautas, que por otro lado son las que exige la legislación, va a restar fiabilidad a la excavación. Sin datos de procedencia se pierde el valor histórico contextual».

De este razonamiento se desprende que lo sucedido en la Campa Torres «va a impedir que tengamos conocimiento pormenorizado de la evolución del poblado vigente en la zona durante más de ocho siglos». Los expertos saben bien que la tipología de las piezas por si misma no es suficiente para identificar su historia ya que en muchas ocasiones siguen el mismo modelo varios siglos lo que dificulta poder realizar una datación concreta. Tras lo sucedido tampoco será posible conocer el área de distribución al que estaban asociadas, es decir, el lugar en el que aparecieron, bien sea una de las cabañas, una calle u otro lugar. Según el arqueólogo la pérdida es considerable. «Un depósito de materiales que no esté bien referenciado hace que el yacimiento pierda parte de su significado histórico y cronológico».

Tras calificar de grave lo ocurrido, sostiene que la Administración no puede desentenderse de este tema y debe averiguar que pasó. «Es su competencia saber por qué se llegó a esta situación». También mantiene que Cuesta es responsable como director de la excavación y «no puede trasladar esa responsabilidad a nadie».

Siguiendo la legalidad vigente, lo mismo opina Carmen Fernández Ochoa, actual directora de las excavaciones de Gijón, que entiende que la responsabilidad de los materiales arqueológicos es del director mientras los tenga en depósito para su estudio. Del hallazgo desconoce los detalles y el elenco de materiales «por lo tanto no sé hasta donde puede llegar el perjuicio ocasionado al patrimonio». Catedrática de Prehistoria de la Universidad Autónoma, Fernández Ochoa, que dice no tener relación alguna con la Campa Torres, subraya que situaciones como ésta tienen mucho que ver con el acopio de materiales que hacen los investigadores para su estudio, una tarea para la que carecen del apoyo y que muchas veces acaba como lo visto ahora.

Añade que tras el fallecimiento de José Luis Maya se desconoce en que situación quedaron esos bienes. «De cara a una posible continuidad debería estar todo registrado», afirma. Aunque en esta ocasión Fernández Ochoa no ha querido cargar las tintas sobre lo sucedido, con anterioridad cuestionó la labor de Maya y Cuesta en la Campa Torres en un artículo sobre los castros y el inicio de la romanización en Asturias en el que hablaba de dudas sobre el procedimiento empleado en la excavación.

No fue la única en poner en duda la forma de llevar el desarrollo de la excavación, otros como Almudena Orejas, Javier Sánchez-Palencia, Alfredo González-Ruibal, Elías Carrocera, María Dolores Fernández-Posse o el mismo Jorge Camino también fueron críticos con los resultados presentados. El mayor desacuerdo estuvo en la datación de la muralla de módulo, que llevó a los expertos a referirse en varias publicaciones a «los más que dudosos datos de la Campa Torres».

Sobre el reciente hallazgo de las piezas en el búnker de la Campa opina también el catedrático de prehistoria de la Universidad de Oviedo, Miguel Ángel de Blas, que lo considera un «hecho extraño e infrecuente» y se confiesa muy sorprendido por la noticia. «No me podía imaginar que hubiera un cúmulo de testimonios arqueológicos aparcados en un lugar del que no se tenía constancia».

Al profesor, la sensación que producen los hechos es de «dejadez», de «olvido». Tampoco entiende la respuesta de Francisco Cuesta «afirmando no saber nada», lo que le parece tan extravagante como la propia historia. «Esto no es respuesta para un hecho tan grave, aumenta el desconcierto y el aire extraño de la noticia. Es un caso claro de abandono que legalmente debería tener una sanción». Para De Blas, que dirigió durante muchas campañas las excavaciones del Monte Areo, en Carreño, la destrucción de datos por falta de catalogación de los objetos supone la pérdida de un montón de materiales que se quedan sin valor científico.

«La respuesta de Cuesta no es la apropiada para un hecho tan grave»
Miguel Ángel de Blas, Catedrático de Prehistoria

Responder
#
Cilúrniga
Jueves, 22 abril 2010 a las 14:33

Qui prodest? Pienso que esta noticia ha salido a la luz porque a alguien le ha interesado. ¿A quién?

Ambos, Paloma García y Francisco Cuesta, son del PSOE, y se llevan a matar, por momentos. Hicieron frente común en el famoso “caso de los arqueólogos”, en 1994/1995, cuando fueron enjuiciados –junto con Carmen Fernández Ochoa– por filtrar las preguntas de los exámenes, campaña tras campaña. No recuerdo exactamente cuál fue la condena para cada uno. Lo cierto es que la plaza que se creó para Paloma, no salió hasta que le levantaron la inhabilitación.

Los investigadores del yacimiento tienen por ley derecho a tener el material consigo un tiempo, en proceso de estudio, para luego hacer la memoria.

El paso siguiente es dejarlo en los depósitos del Museo Arqueológico de Asturias. La Consejería de Cultura también debía haberlos reclamado. ¿Lo hizo? ¿Por qué no? Y Paloma García y Paco Cuesta, ¿qué han hecho todos estos años?

En los años en que se estuvo excavando en la Campa mucha información se perdió; había un interés desmedido por quitar tierra y justificar teorías. Se hizo un primer libro con el material del período protohistórico que publicó VTP; por cierto muy polémico. Estaba previsto un segundo, sobre los restantes siglos de ocupación del castro; no sé si se llegó a redactar, porque José Luis Maya murió. ¿Quizá por eso se quedó el material a la espera en el búnker?

El desastre podría tener remedio parcial, porque aunque las bolsas y las etiquetas estén ilegibles existían cuadernos de campo (¿quién los tiene ahora?) que llevaban los directores de la excavación. También, si existe ese segundo libro que aún no ha visto la luz podría solventar parcialmente esas carencias. Otro problema más añadido es que muchos arqueólogos actuales podrían utilizar esa información “desaparecida” como arma para apoyar o desmontar hipótesis.
Responder

*
Voluntad
Viernes, 23 abril 2010 a las 17:53

Los comentarios anteriores prueban que la credibilidad de Francisco Cuesta Toribio es nula. Por eso es razonable sospechar que con la denuncia que ha presentado por una supuesta agresión, ayer en Grandas de Salime, busca presentarse como víctima en lugar de como culpable, aunque sea a costa de un vecino de Grandas.

La consejera de Cultura (oh la la, la culture), Mercedes Álvarez (cuya extrema cursilería busca hacer olvidar su pasado de ultraizquierdista soez, matona y malhablada y ultrarrepetidora de cursos en la Escuela de Magisterio, pero no consigue ocultar su extrema ignorancia) se ha lanzado a una cruzada en defensa del probín Francisco Cuesta Toribio. El periódico oficioso del arecismo, El Comercio, presenta los supuestos hechos tan favorablemente a a Cuesta Toribio, que resulta enternecedor. Ayer ya había adelantado la supuesta noticia en su edición electrónica. En los comentarios a la misma, el industrial –persona al parecer respetabilísima de Grandas de Salime– acusado por Cuesta, insertó el siguiente comentario, que fue enseguida borrado:

Luis López Fernández. Soy el presunto agresor del Señor cuesta, tengo bastante más limpio mi historial delictivo y espero no ser el tonto de turno que tape sus inventarios y demás delitos en Campa de Torres. No salgo de ningún bar ni le agredo. Simplemente subo andando por la acera y al cruzarme con el me dice que soy un sinvergüenza. Lo sujeto por la camisa y le digo, si me vuelves a insultar te parto la cara. Que no diga que se encuentra en casa recuperándose de sus lesiones porque en estos momentos está en un bar contando sus películas, no precisamente las de la Campa de Torres. Para más información les doy mi teléfono.

Significativamente (o no tanto, porque ya no pinta nada) el panfleto progre por excelencia, que utiliza la cabecera de La Voz de Asturias, no se ha ocupado del asunto de la Campa Torres.

En La Nueva España (que informa más sensatamente de la denuncia, aunque titula mal, de forma que da la impresión de que los hechos denunciados sean verdad), escribe Luis Arias Argüelles-Meres:

De clanes, zulos y premios
Carta abierta a Pepe el Ferreiro

Las cosas que nos pasan, compañero! ¿Por qué será que no me sorprendió lo más mínimo lo que acaba de publicarse sobre los materiales enterrados en ese extraño zulo de la Campa Torres? ¿Por qué será que tampoco me causó extrañeza que, coincidiendo en el tiempo con tan bochornosa información, este periódico diese noticia del premio «Profesor Alonso Olea» que tan merecidamente te has ganado?

De la Campa Torres a Grandas de Salime, el currículum de tu sucesor parece ampliarse cada vez más, y no precisamente del lado del lustre.

Dando por sentada la obviedad de que habrá que esperar a que se sepa con más detalle lo sucedido, la verdad es que el asunto se las trae.

Y, de momento, las personas más autorizadas en materia arqueológica a las que entrevista LA NUEVA ESPAÑA se manifiestan con la claridad y contundencia que era de esperar. ¿Con qué argumentos pueden defender ahora la idoneidad del señor Cuesta para el puesto que ocupa (confieso que no puedo poner la «k» ni siquiera en este caso)?

Hasta los más desmemoriados pueden recordar la forma en que se te destituyó, con un afán nada disimulado de desprestigiarte. La respuesta que dio la Consejera a los clamores públicos en contra de tan arbitraria y atrabiliaria medida no fue otra que insistir en llenarte de oprobio, al tiempo que obvió sin despeinarse tu larga y meritoria labor al frente del Museo de Grandas.

Enfangaron tu nombre y tu trayectoria, o al menos pusieron toda la voluntad imaginable para ello, y, sin que haya transcurrido mucho tiempo, sale esto del zulo en el que inexplicablemente aparecieron unos materiales que dan cuenta de sus trabajos y días al frente de aquello. ¡Mira tú por dónde!

No nos queda otra que barruntar que la cercanía a un partido, cuando no la militancia, así como la mayor sumisión imaginable, son los principales puntos de la singular meritocracia astur. Y, para mayor baldón, habría que preguntarse si estos criterios se los trajo de casa nuestra consejera, es decir, si no fueron también los que aplicó en su etapa de concejala de Cultura en la villa de Jovellanos. Ítem más: no vendría mal hacerse una pregunta muy retórica consistente en inquirir cuáles fueron los merecimientos que concurrieron en doña Mercedes para los cargos políticos que viene desempeñando desde el Ayuntamiento de Gijón hasta el Gobierno de Asturias. En lo académico, desconozco qué publicaciones e investigaciones ha llevado a cabo la buena señora, así como en qué ámbitos impartió docencia, y en eso a lo que llaman gestión su trayectoria no parece precisamente muy gloriosa.

¿Cabe, metafóricamente hablando, el occidente asturiano en un zulo en el que, por dejadez, desinterés y otras muchas cosas, se van sepultando las personas, obras y cosas que mejor nos vinieron definiendo?

El Gobierno asturiano te cesa con las peores formas que son capaces de exhibir, al tiempo que pretenden echar por tierra los méritos que sólo ellos te quieren negar. Desoyen los clamores ciudadanos. No conformes con eso, desconocemos qué piensan hacer tras la votación que hubo en el Parlamento asturiano instando a que se anulase tu destitución. Y después de todo esto salta el escándalo de la Campa Torres.

Prisa se dieron en cesarte, en orquestar una campaña contra ti. Todo eso, claro está, a distancia. Grandas de Salime les queda muy lejos.

Pero, ¡oh paradoja!, lo que tenían más cerca en la Campa Torres no lo vieron, tuvo que salir a la superficie haciendo, me atrevería a decir, justicia poética.

¿Qué van a hacer ahora? ¿Qué van a decir? ¿Cómo asumirán este escándalo? Ya se sabe que es difícil que adopten otra posición distinta a seguir actuando como si aquí nada hubiese ocurrido; el papel de los comunicados oficiales lo resiste todo, Pepe, bien lo sabemos.

Un zulo en Gijón, con unas piezas que, tras haber sido secuestradas por la dejadez, emergen de repente. Un Museo en Grandas de Salime en el que, con el rigor científico que parece ser marca de la casa, sobran las pitas pintas. ¡Qué clarividencia, Dios mío!

Clanes políticos con su zulo en Gijón y su despilfarro en su Kremlin reconvertido tras la estela de Girón de Velasco. Clanes políticos que, en un momento dado, van a por ti, ensañándose con tu prolongado trabajo en el que conservaste todo lo que da cuenta de un pasado del occidente de Asturias al que ellos sólo ven como un solar de alquiler para empresas eólicas; pero, ¡ay!, todavía se encuentran con el obstáculo de gentes que no abandonaron, a pesar de todo, la tierra en la que decidieron asentarse.

¡Cuánto estorbamos, querido Pepe! En las crestas de las montañas, parques eólicos, y en los pueblos no hay más que impedimentos humanos que entorpecen la creación de ese parque temático plastificado que pretende enterrar la vida que aún perdura en estos parajes gracias a la obstinación de muchos de nosotros.

Desde la torre de su Kremlin, el occidente de Asturias es algo apenas perceptible de lo que tienen noticia a través de sus redes de sumisión a su Politburó delirante.

Y, por último, ¡qué desquite el premio que acaban de concederte! ¿Te felicitará doña Mercedes?

¡Ay!

A pesar del esfuerzo del arecismo y de sus medios afines, siguen saliendo noticias:

Las piezas que faltan en la Campa Torres
Los expertos denuncian que hay objetos del yacimiento fuera de Asturias, incluso algunos en casas particulares
Oviedo, M.S. MARQUÉS

¿Hay más piezas del yacimiento de la Campa de Torres fuera de Asturias, como denuncia el arqueólogo Alfonso Fanjul, que asegura que así se lo comunicó Francisco Cuesta, actual director del Museo de Grandas y director en su momento de las excavaciones de la Campa Torres junto al fallecido José Luis Maya?

Fanjul, que participó en una de las campañas arqueológicas, tuvo después interés por realizar estudios de algunas de las piezas del horizonte más antiguo. Se puso en contacto con Cuesta y, según afirma, «me comunicó que esos materiales estaban en un domicilio privado en Barcelona y que no era posible su consulta».

Ahora, el arqueólogo se pregunta qué piezas son las que realmente han sido sacadas de Asturias y dónde se encuentran. Por la gerente de museos de Gijón se conoce que entre los materiales localizados no figuran algunos objetos, caso de las ánforas que ya habían sido dadas a conocer por los arqueólogos. Así las cosas, los expertos ven conveniente que la Consejería de Cultura «se interese por el paradero de dichos bienes de los que Francisco Cuesta debe tener conocimiento, según manifestó en alguna ocasión».

En el ambiente arqueológico, el caso de la Campa Torres no deja de sorprender, y no sólo a los que se manifiestan con su nombre y apellidos. Son muchos más los que prefieren no darse a conocer pero muestran su perplejidad por un caso para el que piden responsabilidades. «El estudio, catalogación y registro es lo que da el valor científico a una excavación, lo contrario sería expolio», afirman.

Las piezas que fueron descubiertas en la Campa Torres tras una puerta cegada por un armario representan el grueso de los contenidos de más de diez años de trabajo. Son un total de 8.322 registros, según el inventario encargado tras su localización por la Fundación Municipal de Cultura, pero el número de piezas es mucho mayor, porque cada registro corresponde a una de las pequeñas bolsas donde se introducen los restos, y muchas de éstas contienen más de una unidad, como sucede en el caso de los materiales cerámicos. Por tanto, las piezas recuperadas pueden sobrepasar la cifra de 20.000.

Una cuestión que no debe pasar desapercibida es que la Campa Torres es Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1980, lo que incluye la especial protección que concierne tanto al espacio como a los objetos extraídos de las excavaciones. La ley del Patrimonio Histórico español en su artículo 42.2 «obliga a entregar los objetos obtenidos debidamente inventariados, catalogados y acompañados de memoria al museo o centro que la Administración determine». Requisito que no se ha cumplido en este caso si como se dice esa comunicación no consta en ningún sitio.

Si no consiguen acallar el escándalo –durante muchos años han demostrado ser capaces no sólo de denuncias falsas, sino de cosas peores–, necesariamente salpicará a Carmen Fernández Ochoa, máxima comisaria (en el sentido de comisario político) de las fechorías arqueológicas en Gijón y luego en toda Asturias durante tres décadas. Y por supuesto al Ayuntamiento frentepopulista de Gijón, Alcaldón entonces y Alcaldesa ahora, y a concejales, ex concejales y ex vicealcaldes.

El PP intenta sumarse al follón (algo hay que hacer, de vez en cuando) presentando también una denuncia ante los juzgados. Comprenderán que de eso ni nos ocupemos. En cuanto a lo de Grandas de Salime, puede seguirse en Facebook: http://www.facebook.com/group.php?gid=279148793240
Responder
o
Voluntad
Sábado, 24 abril 2010 a las 15:40

Lo hemos dicho alguna otra vez: no solemos estar de acuerdo con Javier Neira. Pero es inevitable que, escribiendo una columna diaria, alguna vez acierte. Como hoy, si olvidamos esa tontería de que Gijón ingrese «en la leyenda, ya que se queda sin raíces históricas» (el sueño carbayón produce monstruos), o esa otra de «los estándares contemporáneos». La Nueva España:

Cien líneas
Penita, pena
La comedia asturiana, de Gijón a Grandas, nos sitúa fuera de los estándares contemporáneos

De ésta, Grandas de Salime ingresa en el teatro del absurdo; Gijón, en la leyenda, ya que se queda sin raíces históricas, y Asturias, en las brumas nunca disipadas del colectivismo de corte soviético.

Me refiero, claro, a unos episodios cruzados que tienen varios hitos: primero, la purga de Pepe el Ferreiro, en la línea de aquellas actuaciones revolucionarias que están en la historia aunque millones de personas sigan sin querer enterarse; después, la estancia en el limbo de varios miles de piezas de las excavaciones realizadas en la Campa Torres gijonesa a cargo de un señor que ha sustituido al purgado Pepe -significativa manera de premiar a los propios-, y, por último, la agresión sufrida por ese señor de parte de un vecino de Grandas molesto por no sé qué decisiones del arqueólogo despistado y director asediado, porque ríanse ustedes del cerco de Oviedo comparado con el cerco del Museo Etnográfico de Grandas de Salime a cargo de los innumerables vecinos, amigos, admiradores y simpatizantes del Ferreiro, víctima de estos epígonos del colectivismo salvaje.

¿Puede decirse todo en una sola palabra? Por supuesto: Albania.

Es lo de siempre pero con marcas especialmente crudas, insospechadas y pintorescas.

El régimen progre que manda aquí desde tiempos de la amnistía que ahora quieren abolir pero sólo para los que no son de la tribu -la amnistía fue la gran línea estratégica de la izquierda y una vez alcanzados los últimos objetivos quieren retirarla para proceder contra los ingenuos que creyeron en sus buenas intenciones-, pues eso, la izquierda transformadora, unida jamás será vencida, y segura de que otro mundo es posible funciona con una ley de hierro: sólo cuenta la obediencia ciega a los jerarcas, de manera que los así aptos valen para una excavación, aunque se pierda casi todo, o para dirigir un museo recién purgado o para lo que sea. Resumiendo: Asturias está aún muy lejos de los estándares contemporáneos.

La edición asturiana del Periódico [del Tripartito] de Catalunya, cabecera La Voz de Asturias, se da por fin por enterada del affaire Francisco Cuesta… Desde el enfoque que el arecismo y el propio Cuesta Toribio, para ver de ocultar los escándalos de la Campa Torres y del Museo Etnográfico de Grandas de salime, quieren darle al asunto. Sintetizado en esta frase del presunto arqueólogo: «Fui agredido y yo soy la víctima. Llevo siéndolo muchos días».

Por cierto: la versión de hoy de Cuesta Toribio y La Voz de Asturias incurre en contradicción con otros relatos procedentes del intruso y de quienes le apoyan.
o
Voluntad
Miércoles, 28 abril 2010 a las 23:57

¿Leerá Voluntad Manuel Pecharromán Sánchez? Porque el rapaz, versión algo más joven de su conmilitón y socio mercantil (PPSOE, S.A.) Fernando Goñi Merino, tampoco destaca por su preclara inteligencia. Sin embargo –con cierto retraso– se ha enterado del viejo affaire de los arqueólogos prevaricadores. La Nueva España:

Ocultos durante una década
El PP acusa al Ayuntamiento de ‘ocultar’ los restos de la Campa Torres
Las piezas permanecieron olvidadas desde el año 2000 y fueron localizadas por “casualidad” con motivo de la remodelación del espacio museístico
18:16

El grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Gijón ha asegurado hoy que el equipo de gobierno “ocultó” a la Junta Rectora de la Fundación Municipal de Cultura el hallazgo de los restos arqueológicos localizados durante la última década en las excavaciones de la Campa Torres a pesar de la contratación de un estudio para su inventariado.

Las pieza permanecieron olvidadas desde el año 2000 y fueron localizadas por “casualidad” con motivo de la remodelación del espacio museístico.

En rueda de prensa, el concejal de la oposición Manuel Pecharromán ha recordado que el espacio se descubrió en marzo y en mayo se contrató una empresa, a la que se le pagó 11.800 euros, para inventariar las piezas.

Esta contratación, ha apuntado, no aparece en la memoria de la Fundación Municipal de Cultura ni se notificó a los miembros de su órgano de gobierno.

El PP ha insistido en que existen “muchas responsabilidades políticas” y ha protestado porque el concejal de Cultura, Justo Vilabrille, no ha informado de “muchos” temas.

Así, se ha preguntado por qué el Ayuntamiento no adoptó medidas para proteger el patrimonio, por qué nadie reclamó las piezas y quién las ocultó en el búnker.

Ha asegurado que el Ayuntamiento debería haber informado a la Consejería de Cultura de los hallazgos, los cuales deberían haberse inscrito en un libro de registro, inventariado y anotado en un catálogo pormenorizado con fotos.

El edil ha recordado que no se trata de la primera vez que los arqueólogos Paloma García -directora del museo de la Campa Torres- y Francisco Cuesta -encargado de las excavaciones- aparecen rodeados de polémica.

En marzo de 1996, ha recordado, el juez Lino Rubio condenó a García a seis años de suspensión de su trabajo, por “filtrar exámenes” y Cuesta empadronó a varios profesionales en su domicilio para que pudieran participar en las excavaciones. EFE

o
Voluntad
Domingo, 2 mayo 2010 a las 23:54

Estos últimos días han seguido los intentos del arecismo, fielmente secundado por la edición local del bilbaíno Correo ex Español (cabecera El Comercio), para marear la perdiz de la Campa Torres. Por otra parte, desde Voluntad constatamos con placer que se nos lee en las redacciones. Véanse estas dos muestras de La Nueva España, y compárense con los comentarios anteriores de este hilo.

La Campa Torres recobra su patrimonio
El nombramiento de Cuesta como director del Museo de Grandas desveló un secreto bien guardado
La noticia del hallazgo de las 20.000 piezas se extendió como la pólvora entre los arqueólogos
Oviedo, M.S. MARQUÉS

Las cosas casi nunca ocurren sin un motivo justificado. Hace ahora un año que se encontraron las piezas que han devuelto a primera línea de la actualidad el yacimiento de la Campa Torres (Gijón) y con él el cruce de acusaciones entre Gobierno y oposición. ¿Por qué sale ahora a la luz la desaparición de los materiales, cuando hace casi una década que fueron abandonados en un semisótano de la Campa?

La respuesta tiene dos líneas argumentales. La primera responde al hecho de que hasta hace pocos meses no se conocía el paradero de los vestigios ni se sabía el volumen de lo desaparecido -un conjunto de cientos de cajas con más de veinte mil piezas encontradas fortuitamente al mover unas estanterías que cegaban el acceso a los restos-. Los expertos presumían que faltaban objetos, pero no se tenía la certeza de cuál había sido su destino y, unos por otros, nadie puso el dedo en la llaga para reclamar unos materiales que bien podrían estar depositados en el almacén del Museo Arqueológico.

Fue hace tan sólo unos meses cuando se tuvo conocimiento exacto de lo ocurrido y comenzaron a extenderse los comentarios, lo que levantó la veda para su salida a la luz pública. Pero, probablemente, el hecho que desencadena la denuncia haya estado más vinculado con el nombramiento de Francisco Cuesta -codirector de las excavaciones de la Campa hasta el año 2000- como director del Museo Etnográfico de Grandas de Salime. A su llegada a dicho cargo se suma el extendido rumor que vinculaba su nombre con futuras responsabilidades en los yacimientos arqueológicos de la zona. El propio Cuesta desmintió esta posibilidad en una entrevista publicada en este diario, pero otras fuentes sostienen que esa era la «genial» idea que se barajó en un principio en el entorno del presidente del Principado cuando se optó por Cuesta para sustituir a Pepe el Ferreiro.

Fuera de una u otra forma, el caso es que en el mundo de la arqueología asturiana -por cierto, no exento de tensiones internas desde hace años- comenzó a gestarse un frente contrario a la posible asunción de nuevas responsabilidades por el arqueólogo. A todo esto se añade que la labor de Cuesta en la Campa Torres ya había sido cuestionada en su momento por los expertos, que no comparten la atribución cronológica realizada para la muralla y las cabañas vecinas. Sus conclusiones, acertadas o no, fueron muy contestadas desde distintas publicaciones científicas, llegando a hablarse de «escasa fiabilidad de la metodología empleada en la obtención de los datos de la excavación de la muralla y cabañas adjuntas».

A la enemistad que todo esto produjo se agregó el malestar por su nombramiento para dirigir el Museo de Grandas, en un momento de fuerte respuesta social por la destitución de José Naveiras, y el runrún de que podría acaparar otras responsabilidades arqueológicas.

Fue la chispa necesaria para hacer estallar un secreto muy bien guardado por el Ayuntamiento de Gijón y la Consejería de Cultura. Las habladurías sobre su actuación en el castro de Gijón corrieron como la pólvora una vez que se supo la situación en que se encontraron las más de veinte mil piezas arqueológicas.

La consejera de Cultura, Mercedes Álvarez, que negó esta semana en el Parlamento asturiano la pérdida de información de las excavaciones, considera la denuncia «una excusa» para meterse con el actual director del Museo de Grandas. Sostiene que los materiales estaban «perfectamente identificados» porque los informes de todas las campañas anuales realizadas hasta el año 2000 constan en el archivo de la Consejería.

Lo que no explicó es por qué, si el depósito era conocido, se mantuvieron los restos en un lamentable estado de abandono en lugar de formar parte de la colección del Museo de la Campa Torres. Tampoco se informó del paradero de piezas como las «ánforas grecoitálicas y romanas que sirvieron de envase a cargamentos de vino», a las que ya se hace alusión en 1995 en el catálogo de la exposición «Astures» que se presentó en Gijón. De momento no hay respuesta, pero hay quien dice que se trata de tirar balones fuera o de lanzarlos a otras administraciones.

Dolores de consejeros
ARTURO ROMÁN

Malas lenguas -todas las que bisbisean a este gacetillero- cuentan que el día en que el conspicuo arecista Francisco Villaverde, gerente de la empresa de Servicios del Principado (Serpa), dio positivo en una prueba de alcoholemia en Gijón venía de dar consuelo a su amiga y compañera de partido, la consejera de Cultura, Mercedes Álvarez. Al parecer, la Consejera le había llamado para desahogarse por todos los quebraderos de cabeza que le estaba dando la destitución de Pepe el Ferreiro al frente del Museo Etnográfico de Grandas de Salime. Cuentan que Villaverde prestó su hombro para que la titular de Cultura llorase un poco las penas políticas que sufría por haber cortado la cabeza emboinada del Ferreiro y que después se subió al coche y que fue entonces cuando comenzó su tribulación con el alcoholímetro. Desconocemos si luego Villaverde llamó a la Consejera para contarle sus penas con el carné de conducir y si ella después de consolarle se subió al coche y fue pillada y acabó soplando y luego llamó a Villaverde para contarle sus penas con el alcoholímetro y luego él volvió a soplar y…

Más malas lenguas cuentan que la Consejera, en uno de sus viajes fuera de Asturias, comentó que los muchachos y muchachas de Izquierda Unida, socios en el Gobierno del Principado, resultaban muy molestos en su ámbito porque siempre estaban dando la matraca con «la cultura de la madreña» y que no dejaban desarrollar la idea de cultura que ella tiene, como más global osea y multimoderna.

A la de Cultura le dolía el Ferreiro y al de Infraestructuras le dolía una muela. El viernes Francisco Buendía, titular de Infraestructuras, acudió a inaugurar la Casa del Río en La Rodriga (Cornellana) bastante dolorido porque le habían sacado una muela. Aguantó como un jabato y tras el discurso preguntó si se le había notado.

o
Voluntad
Jueves, 13 mayo 2010 a las 22:59

No crean que estos días ha dejado de haber noticias, aunque los medios vayan poco a poco perdiendo interés, como para no tirar demasiado de una manta –la de la corrupción– que abriga a todos los parásitos que padecemos. Dicen que mañana el pleno municipal se ocupará del escándalo de la Campa Torres. Ya se sabe lo que dan de sí los plenos municipales (es decir, nada).

Al calor del escándalo, de la «Consejería de Cultura» van apareciendo cosas, de aquí y de allá, que indican que más bien se dedica a la destrucción del patrimonio arqueológico, histórico y artístico de Asturias. Sus intervenciones (el penúltimo disgusto que ha saltado a la prensa ha sido el estado de la Colegiata de Teverga) dejan los monumentos y yacimientos en mucho peor estado que antes. Por supuesto, todo a cargo de militantes y simpatizantes distinguidos del PSOE: quienes no lo son, resultan eliminados.

El Parlamentín que usurpa el nombre de la Junta General del Principado rechaza investigar el escándalo. Reaparecen inventarios publicados que incluyen piezas desaparecidas. Pruebas fehacientes de que Francisco Cuesta Toribio miente como un bellaco: cuando, inhabilitado judicialmente, le habían colocado en la dirección del Archivo Histórico de ENSIDESA, dirigió visitas guiadas a la Campa Torres (2008) y volvió a participar en cursos de verano sobre el mismo asunto (2009). El sospechoso había declarado que llevaba diez años sin nada que ver con el yacimiento saqueado:
http://www.uned.es/ca-gijon/web/activida/verano/07-08/02-Castros.pdf
http://apliweb.uned.es/cverano/cursos.asp?idcurso=060

La fiscalía decide investigar:
http://www.lne.es/gijon/2010/05/07/fiscalia-decide-investigar-hallazgo-material-arqueologico-campa-torres/911652.html

Pero se está librando Paloma García, actual directora de Museos del Ayuntamiento de Gijón, y sus protectores Vicente Alberto Álvarez Areces y Mapi Fernández Felgueroso. Un año después de su inhabilitación judicial, y en plena vigencia de ésta, el consistorio frentepopulista de Gijón obligaba a los gijoneses a pagar una publicación de Palomita:
http://www.ayto-gijon.es/Contenido.aspx?id=763&zona=3&leng=es

Suma y sigue.
o
Voluntad
Jueves, 4 noviembre 2010 a las 02:17

Fíjense, por favor, en el comentario anterior: «cuando, inhabilitado judicialmente, [a Francisco Cuesta Toribio] le habían colocado en la dirección del Archivo Histórico de ENSIDESA». Sí, parece que era él el irresponsable responsable. Parece que no fue sólo la Campa Torres (y ahora, el Museo Etnográfico de Grandas de Salime): por donde pasa Francisco Cuesta/PSOE, el patrimonio se pierde. La Nueva España:

Preocupación por el legado fabril
Réquiem por la memoria siderúrgica
Los expertos en patrimonio industrial alertan del peligro que corre el archivo de Ensidesa, pendiente desde hace más de un año de su traslado a Oviedo
Francisco L. JIMÉNEZ

«Cada día que pasa aumentan las probabilidades de que alguien ordene tirar a la basura el archivo de Ensidesa, cuyos contenidos no son vistos por los actuales responsables de Arcelor precisamente como un tesoro sino como un estorbo». De este modo llama la atención Javier Gancedo, ex responsable del servicio de documentación de la multinacional del acero, sobre el incierto futuro de un legado documental que retrata medio siglo de historia siderúrgica. Probablemente, uno de los archivos de empresa más valioso de los que se conservan en España. Así sea porque explica un fenómeno irrepetible: la puesta en marcha de una industria que transformó a una región entera y movilizó a miles de personas en toda España.

La alarma de Gancedo, al que secundan más personas interesadas por el patrimonio industrial y la conservación de la huella siderúrgica, tiene que ver con el hecho de que ha transcurrido más de un año desde que la Consejería de Cultura anunció su intención de trasladar el material al Archivo Histórico de Asturias, instalación de reciente apertura en la vieja Cárcel de Oviedo, y apenas se ha depositado en lugar seguro el 5 por ciento del contenido del archivo.

Esta situación intranquiliza a quienes vivieron en el pasado experiencias tan inexplicables como la quema en el foso de la escoria de la factoría de Gijón parte de los archivos de Uninsa, o recibido órdenes taxativas -ignoradas las más de las veces- para deshacerse de «esas montañas de papel que no valen para nada», en alusión a libros de actas, fichas de producción o cualquier otro documento relativo a la actividad de la fábrica.

Javier Gancedo, que ya ha finalizado su periplo laboral como jefe de documentación de Arcelor, avisa de que «tal y como están las cosas en la empresa, y a la vista de que nadie se interesa por llevarse el archivo, cualquier día pueda ocurrir que alguien dé la orden de llamar a Cogersa, cargar un par de camiones y deshacerse de todo los papeles». La empresa, de hecho, había dado un ultimatum en su día para que las instituciones interesadas se hicieran cargo del archivo. Tal plazo expiró a comienzos de este año y en ese tiempo sólo se trasladó a Oviedo el contenido de la oficina sita en la plaza Mayor de Llaranes y al pabellón de exposiciones de La Magdalena un lote de maquetas que quedaron bajo la custodia del Ayuntamiento de Avilés. Otras maquetas se encuentran en una tienda gijonesa para su reparación y alguna más aún no ha salido de las instalaciones de Arcelor.

El resto del archivo de Ensidesa continúa desperdigado por los sitios más inverosímiles: el centro de documentación de la avenida de Gijón, el sótano del laboratorio de de Avilés, una subestación eléctrica fuera de uso próxima a Trasona, las soficinas centrales, algunos locales de la factoría de Gijón… Dado este desbarajuste es imposible precisar cuántos documentos y objetos componen el archivo, así como qué merece la pena realmente ser salvado. Gancedo estima que, a falta de un inventario exhaustivo del archivo, el mismo está compuesto por «papel» suficiente como para llenar, debidamente guardado en carpetas, unos dos kilómetros de estanterías. La inmensa mayoría de ese material se halla literalmente apilado sin orden ni concierto en cada una de las dependencias antes citadas, en dudosas condiciones de conservación y expuesto a todo tipo de daños.

Los planos originales de la factoría siderúrgica y de sus más destacados edificios, los planos de diversas obras de asistencia a proyectos para fomentar la construcción con acero -lo cual es tanto como decir la semilla de la arquitectura modular en España-, los libros de matrícula que dejan constancia de los miles de trabajadores que pasaron por la fábrica, el archivo fotográfico de Armán (1.500 fotografías en papel y 2.000 tomas en negativo aún sin positivar), revistas y libros sobre siderurgia, una extensa filmografía condensada en 54 DVD (aparte las películas originales en sus correspondientes latas), las actas de los consejos de administración, las memorias económicas de la empresa…

Aparte del material en papel, el archivo también se nutre de piezas singulares relacionadas con la siderurgia: maquetas, mecanismos, trofeos, placas conmemorativas, ordenadores de época, piezas procedentes de ensayos… Todo esto y un sinfín de objetos más es lo que contiene el archivo histórico de Ensidesa, enriquecido durante los últimos sesenta años y ahora tan pendiente de que se aclare su futuro como hace año y medio, cuando se dispararon las primeras alarmas sobre su conservación.

o
Voluntad
Miércoles, 26 mayo 2010 a las 22:50

La Nueva España:

Eufemismos arqueológicos
FRANCISCO GARCÍA

Lo que este periódico calificó de «zulo» o «búnker», el agujero donde aparecieron unas veinte mil piezas de las excavaciones arqueológicas de la Campa Torres, la consejera de Cultura del Principado lo define como «depósito deslocalizado». Y es, pásmese el lector, «almacén oculto» para el Ayuntamiento de Gijón. Por esa misma regla de tres lingüística, no hay crisis, sino desaceleración; y no existe el aborto, sino interrupción voluntaria del embarazo. La costumbre de no llamar a las cosas por su nombre es hábito frecuente en política, pariente de la práctica habitual del disimulo, de esconder la realidad para que no atropelle los intereses de los que mandan. El eufemismo en el lenguaje político, frecuente estafa léxica o suerte de germanía, tiene como objetivo que las mentiras parezcan verdades: es como llamar Euménides a las Erinias. Los políticos usan el eufemismo o el disfemismo según ocupen la bancada del Gobierno o de la oposición. Ocurre que el lenguaje no se inventa, se hereda.

o
Voluntad
Domingo, 1 agosto 2010 a las 17:31

Aunque la fuente sea carbayona, es un resumen sensato de la situación a fecha de ayer. Del cuaderno de bitácora de José Sobrado García:

ASTURIAS: Cacicada, cese Director-creador Museo Etnográfico (20)

José Luis Vega: «En la Campa Torres no hay que buscar culpables, sino soluciones». El director de Patrimonio defiende al responsable de la excavación, Francisco Cuesta, (premiado con la dirección del Museo Etnográfico de Grandas de Salime) «porque damos por hecho que fue él quien metió los restos en el búnker».

¡Y ESTO LO DICE EL DIRECTOR GENERAL DE PATRIMONIO!

Vega afirma respetar el decreto de la Fiscalía en el que se dictamina que el hallazgo de restos arqueológicos en mal estado en un búnker de la Campa constituye un delito tipificado en el Código Penal, aunque prescrito por el tiempo transcurrido. Y defiende a quien era entonces director de la excavación y, según el dictamen jurídico, «máximo responsable» de lo ocurrido, Francisco Cuesta, en la actualidad director del Museo Etnográfico de Grandas de Salime.

«Creo que al final no hay nadie culpable. Estamos dando por hecho que Francisco Cuesta metió los materiales en el búnker, habría que preguntarle a él. Sigo pensando que todo forma parte de una campaña de acoso y derribo contra su persona».

Tanto los populares como IU, socio de gobierno del PSOE, coinciden en subrayar que el claro pronunciamiento del fiscal exige la adopción de medidas por parte de Cultura. «No se puede premiar al autor de un delito contra el patrimonio con la dirección de un museo»,

¡Y TODOS SIGUEN COBRANDO Y NADIE DIMITE! Así es la política que tenemos que sufrir, de vergüenza.

VER: ASTURIAS: Cacicada, cese Director-creador Museo Etnográfico (19)

No es baladí recordar que el propio José Luis Vega sigue encausado por las irregularidades de su breve etapa como alcalde de Corvera de Asturias. En premio a lo cual la FSA/PSOE + IU/BA/Verdes lo hicieron Director General de Turismo y Patrimonio Cultural. Mafia en estado puro.

#
Cecilia
Viernes, 21 mayo 2010 a las 14:54

¿Qué más cosas tendrá escondidas el señor Cuesta? Bueno, eso de señor, le queda muy grande, hay que ser paisano pero veo que no lo es.


COMENTARIO

Vds han podido comprobar los resultados de la entente PSOE-CANTOBLANCO; la entente JAMANDULERO-PARACAIDISTA y por eso urge una acción decisiva y contundente por parte de las nuevas autoridades políticas del Principado.

Por si fuera poco hay indicios de que la Consejeria de Cultura esté implicada en el tema de la corrupción conocido como "Caso Marea" y ya veremos en que para todo.


BLOQUE POR ASTURIES PEDIRÁ QUE MIGOYA SEA CITADA A DECLARAR EN EL CASO "RENEDO"

Diario El Comercio por J.A.G. OVIEDO 16-Mayo-2011

http://www.elcomercio.es/especiales/elecciones/2011/noticias/bloque-asturies-pedira-migoya-20110516.html

El candidato de Bloque por Asturies-Unidá Nacionalista Asturiana a la Presidencia del Principado explicó ayer que su formación pedirá como parte personada en la causa que la actual consejera de Administraciones Públicas, Ana Rosa Migoya, sea citada a declarar en el marco del denominado 'caso Renedo' por una supuesta ocultación a la Policía del ordenador que utilizaba la ex funcionaria Marta Renedo.

Rafael Palacios precisó que un informe de la Policía Judicial significa que cuando los agentes entraron el 25 de febrero de 2010 en el despacho de la funcionaria, ubicado en la Dirección General de Modernización, no pudieron localizar ningún equipo informático, ni acreditar, por tanto, que el ordenador intervenido hubiera sido el de la imputada.

«A pesar de haber monitor no se pudo localizar el equipo, por lo que no se puede acreditar que el disco duro intervenido pertenezca al lugar de trabajo de Renedo», desgranó el portavoz de Bloque por Asturies.

A la vista de estos hechos, la organización asturianista, que tiene un diputado en la Junta General, solicitará hoy mismo que la consejera de Administración Pública y portavoz del Ejecutivo regional ofrezca explicaciones ante el juez que instruye la causa de por qué se decidió retirar el ordenador antes de la llegada de la Policía Judicial y quiénes realizaron el traslado y la custodia del equipo. Bloque por Asturies, que concurre a las urnas en coalición con UNA, plantea en esta campaña la necesidad de renovar la clase política asturiana y acabar con la corrupción en las administraciones.

http://www.elcomercio.es/especiales/elecciones/2011/noticias/bloque-asturies-pedira-migoya-20110516.html

viernes, 13 de mayo de 2011

MEDINA MAYRIT, MADRID SIGLO IX


FUENTE DIARIO EL PAÍS por Don Arturo Díaz






http://www.elpais.com/articulo/madrid/Medina/Mayrit/Madrid/siglo/IX/elpepuespmad/20070803elpmad_12/Tes

En la foto parque del emir Mohamed I, el fundador de Madrid

¿Sabían que Madrid fue una de las pocas ciudades de Al Andalus creadas de la nada por nuestros antecesores musulmanes? Pues sí, y la plaza de Oriente fue en tiempos de reconquista un campo de cultivo del arrabal de esa minúscula Medina Mayrit donde el pueblo se reunía a rezar los viernes en la mezquita. Una aldea en la que hasta hubo una revuelta chií. Y tantos moros tuvo en su origen que los cronistas del XVII se tuvieron que sacar de la manga que el fundador de la ciudad fue nada más y nada menos que Alejandro Magno ¡o incluso Nabucodonosor! (grandes risas) para evitar con la invención que la capital oficiosa de la cristiandad tuviera un nacimiento tan poco digno de reyes como Felipe II, azote de infieles donde quiera que los hubiera.

La plaza fundada por Mohamed I se pobló con 'yihadistas' que luchaban contra la cruz



http://www.palestinos.es/palestina/incidentes-en-la-autonoma-por-un-encuentro-hispano-israeli/

Un paseo por las escasas huellas del origen musulmán de la capital revela multitud de historias y personajes desconocidos

Pues sí, esas y muchas más historias jugosas del Madrid primero y moro las cuenta Paco Juez, un guía ameno y rigurosísimo con los datos (es historiador), que este viernes organiza un paseo nocturno por Mayrit con los que quieran acompañarle. "Les pido un esfuerzo de imaginación", arranca Juez, porque poco queda de esa época fascinante, aunque la gracia del guía consigue resucitar la ciudad perdida durante el paseo.

La ruta comienza en la plaza de la Armería, en el núcleo de ese hisn o castillo de segunda clase con medina (ciudad) adyacente que el emir de Córdoba, Mohamed I mandó construir para evitar que los cristianos tuvieran vía libre hasta Toledo, porque ya habían llegado al Duero. Estamos en el siglo IX, y la flamante Mayrit no medía más de cuatro hectáreas. Sus habitantes eran una especie de yihadistas, luchadores de la fe islámica, pobres y bereberes, que acudían a la vanguardia de la lucha contra la cruz. A ese primer Madrid pronto acudieron mozárabes para trabajar para la soldadesca de la media luna, en la que "probablemente estaba la familia del que fue San Isidro", cuenta Juez.

El lugar elegido cumplía las dos condiciones exigidas para ser poblado: seguridad, con un emplazamiento estratégico cuyos flancos este y sur estaban protegidos (por el farallón del valle del Manzanares que hoy cae hasta el Campo del Moro y el valle que separa la zona de Las Vistillas); y abundancia de agua, de ahí su apelativo, Mayrit (pronúnciese la y a la argentina, como un "yo" de Gardel), "nombre árabe que remite a los viajes de agua potable que existían en el lugar", explica Juez.

El grupo baja más tarde al arranque de la Cuesta de la Vega donde su pastor explica las mil lecturas de la muralla árabe que languidece descuidada por el Ayuntamiento en el parque del Emir Mohamed I, el único rincón que la ciudad de hoy dedica a su fundador. Los sillares de sílex oscurecidos y los de caliza que añadió el gran Abderramán III tras el saqueo de estos pagos por el rey asturleonés Ramiro II; los muros de ladrillo del palacio de los Malpica que se construyó mucho después sobre la muralla..., cada piedra, cada textura habla de tiempos pretéritos que resucitan glosados por el guía.

Tras explicar de dónde viene el gentilicio felino de los madrileños (se dice que un soldado de Alfonso VI trepó cual gato por la muralla para ganar la ciudad a Cristo, ya definitivamente en 1085), y la denuncia del destrozo reciente de lo poco que heredamos de la Puerta de la Vega, la excursión continúa por la Cuesta de Ramón, caminito que pasa bajo el viaducto siguiendo la muralla: el número 5, una casa construida en los sesenta, se alza, ¡ay! sobre un paño del muro desmochado.

Todos pasan luego a visitar los restos de Santa María de la Almudena, iglesuca montada sobre la mezquita mayor de Mayrit que fue derribada en 1868. De ella queda, frente a Capitanía y bajo unos cristales en la acera de la calle de la Almudena, el único resto románico en esta ciudad vapuleada.

Seguro que se han fijado alguna vez en el talud de hierba de la calle de Factor que se alza frente a la catedral de Madrid. Pues bien, allí arriba, en el punto más alto de aquel Mayrit, -en Los Altos del Rebeque, que así se conoce al lugar porque un embajador flamenco de nombre similar allí vivió-, Juez habla de un gran moro madrileño desconocido, Maslama el Mayrití, eminente científico que, entre otras proezas adaptó las tablas de Tolomeo al meridiano de Córdoba.

Luego se va a San Nicolás, con su torre mudéjar, la más antigua de Madrid, humilde con sus adobes, preciosa con sus arquillos polilobulados. Y a la plaza de Ramales, donde estuvo el templo de San Juan. Allí se ven los pozos donde los alfareros islámicos tiraban las cazuelas defectuosas, honduras surgidas al construir un estacionamiento que arrasó con el resto de ruinas hace bien poco (y por cierto, sin encontrar el cuerpo de Velázquez, que allí yacía según se cree).

El paseo por lo más antiguo que nos queda (al que se pueden apuntar en la agencia Tierra de Fuego, 91 521 52 40) termina en la plaza de Oriente, también en otro aparcamiento subterráneo, donde se conserva una atalaya de la época en que Madrid era parte del reino taifa de Toledo, cuadrada y recia, el último vestigio de ese periodo en la capital.

Sírvanse de leer este enlace porque no tiene desperdicio....................

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1996/12/14/064.html

miércoles, 11 de mayo de 2011

MÚSICA BÁRBARA ANTIGUA Y MODERNA






















CUANDO LOS SANTOS SE VAN CON LA MÚSICA A OTRA PARTE

http://terraeantiqvae.com/profiles/blogs/el-cine-resucita-la-musica-del?xg_source=activity

Modernos flautistas de Hamelín que quieren llevarnos a su molino.

domingo, 8 de mayo de 2011

PRIMER ATENTADO-MAYO-1992 EL COMIENZO DE LA ALIANZA JAMANDULERO-PARACAIDISTA











PROYECTO GIJÓN DE ARQUEOLOGÍA-VERANES-LAS TERMAS ROMANAS Y EL CAMPO VALDÉS


Fuente: diario El Comercio de Gijón decano de la prensa asturiana 19-5-1992 respuesta del arqueólogo e historiador Don Guillermo M. López a las primeras oleadas paracaidistas capitaneadas por los catedráticos de la UAM doña Carmen Fdez Ochoa y don Ángel Fuentes Domínguez.


A TODOS LOS GIJONESES

El extenso escrito siguiente no es una mera polémica entre arqueólogos. Trata de un asunto muy importante para Gijón, que ha suscitado un movimiento popular sin precedentes en la historia de la ciudad.
Gijón ha sido urbanísticamente destrozado de forma sistemática por la especulación, la incultura y los intereses mezquinos de los poderes dirigentes.
Sobre la ciudad se cierne ahora la amenaza de que sea sepultado, bajo cientos de toneladas de hormigón, el recinto urbano de mayor valor histórico, mas característico, popular y entrañable que le queda a Gijón: el Campo Valdés.

El proyecto municipal de construir una plataforma de hormigón de metro y medio de alto y 2.350 metros cuadrados de superficie en el Campo Valdés para exhibir los restos arqueológicos de las termas, constituye un gravísimo atentado contra la ciencia y contra la esencia histórica de la ciudad. Muchos miles de gijoneses habéis dado vuestra firma para defender este espacio singular del máximo valor histórico y urbanístico contra el citado proyecto.
El clamoroso movimiento ciudadano y la gran importancia de la cuestión me hizo estudiar sus aspectos arqueológicos, históricos, culturales y sociales en un amplio análisis publicado en EL COMERCIO del 23 al 29 de noviembre de 1991. Os agradezco la excelente acogida que los gijoneses dispensasteis a mi escrito, expresada en numerosas cartas al Director de este diario.
Dos arqueólogos de la UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID, don Ángel Fuentes y doña Carmen Fernández Ochoa, directora de las excavaciones del Campo Valdés, cuyos INTERESES PARTICULARES en el proyecto municipal SON EVIDENTES, han intentado descalificar mi análisis en sendos escritos a EL COMERCIO publicados del 17 al 19 y el 28 de enero, respectivamente.
Me propongo aquí rebatir punto por punto lo expuesto por los citados señores. A la vez intentaré clarificar definitivamente esta cuestión, que tan importante es para todos los gijoneses que aman su ciudad y se oponen a que sigan destruyéndose las señas de identidad histórica que aún le quedan.

LAS TERMAS ROMANAS Y EL CAMPO VALDÉS: UN DESATINO DEL AYUNTAMIENTO AÚN EVITABLE RESPUESTA A DON ÁNGEL FUENTES arqueólogo de la UAM-Universidad Autónoma de Madrid

Agradecimiento a modo de prólogo

Distinguido señor: Le agradezco sinceramente su extenso escrito publicado en el diario EL COMERCIO de Gijón los días 17 a 19 de enero bajo el título "puntualizaciones en torno a un trabajo sobre el Campo Valdés", en el que replica usted a mi análisis "Las termas romanas y el Campo Valdés", aparecido en el mismo diario del 23 a 29 de noviembre.
Como por el modo tan displicente en que usted me alude probablemente se sorprenderá de que le exprese mi gratitud, no estará de mas comenzar justificando ésta.
Le doy las gracias por una serie de razones subjetivas y objetivas que paso a exponerle.
Andaba yo últimamente apesadumbrado por las tristes noticias que me llegan de mi querida Asturias. Ya sabe: la minería, la siderurgia y las otras industrias, la agricultura y ganadería, la pesca....Todo ello en trance de sufrir o sufriendo ya una brutal amputación sin anestesia y, a lo que parece, sin cirujano responsable. Grave, muy grave es la situación a la que se enfrentan muchos miles de paisanos míos. Negro, muy negro se presenta el porvenir, sobre todo para ese 37 por ciento de jóvenes asturianos ya actualmente sin empleo, que pronto serán muchos mas. No sólo se está destruyendo una economía, sino a toda una generación. Y eso tendrá consecuencias históricas gravísimas en todos los órdenes. Como asturiano e historiador, esa negra perespectiva me ensombrece doblemente el alma.
Y estando así sumido en tan sombríos pensamientos, he aquí que recibo EL COMERCIO con su escrito. ¡Imagínese usted! Ha sido como un rayo de sol castellano penetrando en un pozo de carbón cerrado. Y todo eso en el largo y crudo invierno alpino.
Me ha obligado a ocuparme con lo que usted de forma tan personal expone. Y esta nueva ocupación añadida ha tenido la virtud, por su inusual carácter, de aligerar temporalmente mis preocupaciones. Cual Hermes alado ha ejercido usted funciones de verdadero "psicopompos", transportando mi alma del aún inexistente futuro al ya inexistente pasado, o, en términos prácticos, de la triste preocupación a la ocupación gozosa y placentera. Tan placentera, como que me he sumergido en las cristalinas Fuentes de la Sabiduría que tan discretamente manan de su verbo. Y en ellas, se ha refrescado y divertido en grado sumo mi alma, es decir, se ha despojado de anteriores problemas, se ha entretenido y recreado, se ha distraído y alegrado, poniéndose de muy buen humor, cosa impagable en los tiempos que corren. Pero este recreo no ha hecho mas que empezar, pues en verdad es gozosa la tarea intelectual, que aquí emprendo, de darle a usted CUMPLIDA RESPUESTA.
¿Cómo no habría, pues, de estarle yo agradecido por el servicio tan especial que usted desinteresadamente me ha prestado?
Pero aparte de la subjetiva diversión, mi agradecimiento por su escrito, señor Fuentes, posee también solidas razones objetivas. Si este asunto se redujera a una controversia personal entre usted y yo, sería absurdo que la dirimiésemos en público, en las páginas de EL COMERCIO, que tan generoso ha sido publicando nuestros respectivos textos. Sin embargo, lo personal es en este caso totalmente anecdótico e intrascendente, por más que usted lo haya magnificado de tal modo, hasta convertirlo en el tema central de su escrito.
El único y verdadero tema central es el Campo Valdés y la proyectada construcción de una MONSTRUOSA plataforma elevada de hormigón sobre los restos de las termas. Eso es lo importante para los gijoneses, que se han expresado de forma multitudinaria en contra de ese proyecto. EN TODA LA HISTORIA CONOCIDA DE GIJÓN, NUNCA SE HABÍA DADO UN CASO SEMEJANTE DE OPOSICIÓN TAN CLAMOROSA Y UNÁNIME DE LOS CIUDADANOS A UN PROYECTO MUNICIPAL.
Pues bien, su escrito, señor Fuentes, ha tenido asimismo la virtud de animar el debate abierto. Es cierto que podía haber elegido usted una forma menos personal, más elevada o, simplemente, más científica, pero al mérito de esta última animación es suyo, y así se lo reconozco. Como gijonés, tengo que agradecerle su escrito, porque, cualquiera que sea la forma, el estilo y el tono en que usted se exprese, del debate cabe esperar, al menos claridad. Y habiendo deslizado usted la discusión objetiva por la resbaladiza pendiente de la polémica no exenta de invectiva personal por su parte, me obliga a responderle y con ello a intentar un mayor esclarecimiento del asunto principal debatido. Eso se lo agradezco muy sinceramente.

CLARIFICACIÓN NECESARIA

Un primer intento de clarificación fue mi análisis que EL COMERCIO publicó en noviembre y que usted parece que le disgustó tanto. En el presente escrito voy a intentar dirigir el haz de luz a todos los puntos aún no del todo aclarados o sobre los que usted ha proyectado fantasmales sombras. Considero un deber científico y ético, intentar aquí disiparlas. Así lo exige este asunto que tan SERIAS IMPLICACIONES HISTÓRICAS, SOCIALES Y CULTURALES -Y NO SÓLO ARQUEOLÓGICAS- posee para los gijoneses.
Pero es el caso, que usted ha colocado en su escrito una serie de pequeños faroles que, pretendiendo a lo que parece cegarme a mí, no hacen sino arrojar una luz fantasmagórica y distorsionante sobre el objeto a examinar. Me veo, pues, obligado a retirarlos uno a uno, pues son como faroles de feria, que pueden causar "impresión" a los simples, pero no ofrecen nitidez alguna. Lejos de aclarar el asunto, lo desfiguran como un carnavalesco disfraz. Pero la ciencia vive de la claridad y periclita con ella. En el fondo, la obligación del científico no es otra que la de aclarar las cosas. A esa ineludible obligación voy a intentar dar aquí cumplimiento.

DISCULPAS POR ADELANTADO

Le pido por adelantado mil disculpas por las molestias que este necesario ensayo de clarificación pueda volver a causarle a usted, señor Fuentes. La ciencia exige a veces pequeños sacrificios, y no es el menor de ellos el de nuestro particular ego, que usted en su escrito parece anteponer a todo. Procuraré, no obstante, ejecutar tan imprescindible acción con cuidado, para evitar en lo posible que se sienta de nuevo herida su delicadísima sensibilidad. Trataré de usar una suave ironía allí donde sea factible. Fiel a Horacio, intentaré "decir la verdad riendo" (Qamquam ridentem dicere verum. Quid vetat?) Nada lo prohíbe, en efecto. Perdóneme usted si, a pesar de ello, alguna vez percibe bajo la suave forma el duro rigor del concepto. Es que, a veces, habrá que decir cosas graves, verdades graves; mas trataré también de decirlas riendo, como Nietzsche aconsejaba. El "ridendo dicere verum".
Pero no tema usted, dilecto colega, no voy a tratarle con severidad, ni mucho menos. Me sabría muy mal, después de la agradable distracción que me ha proporcionado, máxime después de constatar la extraordinaria fragilidad anímica que aparenta usted en su escrito.
Le anticipo que no voy a eludir nada de cuanto usted escribió. Usted eludió o distorsionó gravemente todos los puntos sustanciales de mi análisis. Pero, naturalmente, no voya a imitarle en esto. Ya conoce el adagio latino "Qui tacet consentire videtur". En español es más lapidario aún: quien calla, otorga. Por el bien de la ciencia y de Gijón, voy a tomarme la molestia de no callar a nada de cuanto usted expuso que no sea justo y correcto. A diferencia de usted, responderé de forma sistemática a todos sus asertos en el mismo orden en que usted los enunció. Y la forma más objetiva de hacerlo será anteponiendo los respectivos pasajes de su escrito, citándolos textualmente con toda la amplitud necesaria.
Eso alargará aún más el presente texto, pero me parece la forma más noble y generosa de responderle a usted, volviendo a presentar al atento lector exactamente lo que usted expuso.

CONTINUARA


viernes, 6 de mayo de 2011

SIGLO XXI EL RESURGIR DEL SANTO OFICIO









TERRAEANTIQVAE ORDENA EL EXTERMINIO DE LA DISIDENCIA


HE TENIDO QUE ABANDONAR TERRAE ANTIQVAE por el arqueólogo Don Ferrán Lagarda Mata

http://www.historiayarqueologia.com/profiles/blogs/he-tenido-que-abandonar-terrae


¡Hola!

Soy Ferran Lagarda Mata, arquéologo y creador del grupo Arqueología de Menorca dentro de la red social Terrae Antiqvae.

Acabo de recibir este email del administrador y propietario de dicha red:



“”José Luis Santos Fernández te ha enviado un mensaje en Terrae Antiqvae - Arqueologia - Historia Antigua y Medieval

Asunto: Hola Ferran

------------
Veo que replicas los post que envías aquí en el CLON, junto a las noticias de ovnis. He eliminado tu post, y tendrás que decidir dónde quieres trabajar. Aquí son expulsados los miembros que también están alli. Ya me dirás.””



El CLON, como el lo llama, es esta otra red hospedada también en NING:

ARQUEÓLOGOS: Red Española de Historia y Arqueología (REHA)

Me parece intolerable que el citado José Luis Santos pueda decirme a qué red puedo o no pertenecer (es como si me dijera que si estoy en Facebook no puedo estar en Twitter). Que me pueda prohibir estar en una si no quiero verme expulsado de la suya, a pesar de que, hasta ahora, consideraba ésta más interesante. Y, además ignoro la razón de todo ello.

Por todo ello, he decidido, muy a mi pesar, darme yo de baja de Terrae Antiqvae (a no ser que que el mismo se vuelva atrás en su amenaza), llevarme la Biblioteca Digital de Arqueología e Historia de Menorca (de mi casi absoluta propiedad, pues hasta ahora sólo dos personas habían contribuido a ella con un par de títulos) al grupo Arqueología de Menorca de Arqueólogos, donde aún no estaba porque me dedicaba más a Terrae Antiqvae, y cerrar el grupo.

Me veo obligado a hacerlo en aras de mi propia libertad y respeto de mi intimidad (no creo que tenga él por qué saber en dónde estoy yo apuntado y, si lo sabe, porque es público, tampoco tiene por qué inmiscuirse en mi vida privada).

Ya que me dan a elegir entre estar en una u otra red, lógicamente prefiero continuar en la que no me amenaza, aunque hubiera preferido estar en las dos.

Dicho esto, desde este que básicamente era el mensaje de despedida que he mandado a mis antiguos contertulios del grupo Arqueología de Menorca de Terrae Antiqvae, os invito a apuntaros al de nombre similar en Arqueólogos. Sed bienvenidos.

A CONTINUACIÓN LOS NUMEROSOS COMENTARIOS DE SOLIDARIDAD CON EL AFECTADO que Vds pueden leer en el enlace y que no tienen desperdicio.

http://www.historiayarqueologia.com/profiles/blogs/he-tenido-que-abandonar-terrae


Señor Don Ferrán Lagarda; Terraeantiqvae está dominada por la tenebrosa facción del Santo Oficio de Cantoblanco heredero directo de la Santa Inquisición; ideólogos del GULAG histórico-arqueológico y etnográfico asturiano; fábrica de paracaidistas y yihadistas del mozarabismoelipandista.

Otros muchos han sufrido ya "la implacable ley del silencio" véase la desaparición de todos los comentarios favorables al arqueólogo Gil Zubillaga o la eliminación de cualquier comentario que ose poner en cuestión cualquiera de las cuestiones que soportan su ideología: Roma, Goticismo y Reyes Católicos; la Santísima Trinidad de su discurso falsificatorio.

Quieren hacernos comulgar con ruedas de molino y no dude Vd amigo Ferrán de que el señor Santos como buen converso que es no dudaria en quemarle a Vd si viviera en el siglo XVI en vez de en el siglo XXI; su ideología es la misma aunque sus métodos son ya un poco mas sofisticados.

Si por ellos fuera no habria mas que un discurso ¡¡¡EL SUYO!!! pero lamentablemente van a tener que escucharnos y desde luego ha sido una bendición de Dios la aparición de ARQUEÓLOGOS http://www.historiayarqueologia.com/

ARQUEÓLOGOS es una trinchera libertaria; un dique de contención a la Santa Inquisición por eso les animo a todos Vds amigos lectores y seguidores a que se unan para reforzar tan singular espacio científico.

Señor Santos vd es igual que Zaccharias y su plaga que buscan eliminar el conocimiento a cualquier costa; vd es un oscurantista; un inquisidor, autoritario y trasnochado dictador mas propio de otras épocas; Vd es un auténtico verdugo de la libertad de expresión y además no da Vd jamás la cara enviando a sus lugartenientes a efectuar el "trabajo sucio".

Vds no van a pasar; Vds NO PASARÁN. Vds quieren eliminar la disidencia con una ferocidad y una represión inimaginable pero no lo van a conseguir de ninguna manera.

LA CAÍDA DEL PODER JAMANDULERO-PARACAIDISTA

ESTOCADA A LA CONEXIÓN JAMANDULERA


FUENTE DIARIO EL COMERCIO por R.M./I.V. 06-05-11

EN CULTURA HAY MUCHO TINGLADO, ASI QUE QUEDARÁ TODO TAPADITO

http://www.elcomercio.es/v/20110506/asturias/cultura-mucho-tinglado-quedara-20110506.html


El marido de Marta Renedo aseguró a la imputada que había hecho gestiones con la consejera «y no va a salir nada de nada»


A raíz de varias conversaciones intervenidas tras el cese de Marta Renedo como jefa de servicio de la Consejería de Administraciones Públicas, los investigadores vieron claro ya en marzo del pasado año que el marido de la imputada «conocía actividades de dudosa legalidad» que Renedo habría realizado durante su estancia en la Consejería de Cultura, entre 2003 y 2007. Cuando apenas había pasado un mes desde que la imputada fuera destituida, mostró a su marido su preocupación «por el tema de Cultura». Éste le aseguró que había realizado gestiones con un tal P., amigo del marido «de la consejera de ahora» (Mercedes Álvarez).
Según señaló, P. «ha estado haciendo indagaciones y gestiones con su gente», por lo que pidió a Marta «que no se preocupe, que del tema de Cultura y demás no va a salir nada de nada». Hizo referencia a que P. había hecho «una gestión directa con la consejera». Ante los temores mostrados durante la conversación por Marta Renedo, posiblemente a que saliera a la luz alguna actividad ilícita, su marido la tranquiliza asegurando que «descubrieron que ahí hay mucho tinglado de mucha gente y va a quedar muy tapadito todo».
Los investigadores consideran que el marido desconocía las irregularidades cometidas por Marta Renedo en Administraciones Públicas, algo que deducen de la llamada que ésta realizó a su cónyuge tras ser destituida, en la que le explicaba que creó la empresa Implans Mounts «y facturé cosas para el Principado... Muchas». Sin embargo, sí podría estar al tanto de otras actividades ilícitas de su mujer e incluso le daba instrucciones sobre cómo actuar.
36.000 euros de Igrafo
Se pone como ejemplo de ello dos conversaciones mantenidas tres días después del cese de la funcionaria. En la primera de ellas, Marta le cuenta a Víctor Manuel Muñiz, de Igrafo, que la han cesado, y éste le dice que le va a entregar 36.000 euros. Posteriormente la funcionaria le dice a su marido, en referencia a la entrega de este dinero, que «quedaremos en Avilés, como siempre», insinuando que la entrega se haría en persona y en efectivo, ante el temor manifestado por su marido a que recurrieran a una transferencia bancaria.
En otra conversación, su marido afirmaba haber estado hablando con un funcionario de la Consejería de Cultura que le explicó que, a raíz del cese, «estaban muy preocupados, muy preocupados, y hoy estaban más tranquilos. No creo que haya ningún problema. Es un asunto... estoy convencido, entre la consejera y... tu red...».


ESTOCADA A LA FACCIÓN DEL CAMPUS DE CANTOBLANCO Y SU COHORTE PARACAIDISTA


"El fuerte carácter defensivo presente aún durante el siglo I d.C. en todos estos asentamientos -antiguos y de nueva fundación- motivó el interés de no pocos investigadores por conocer la justificación de un esfuerzo tan notable en tiempos de supuesta paz y estabilidad. Se atribuyó así a las poderosas fortificaciones que limitan el acceso a los recintos un valor fundamental simbólico por el cual las comunidades indígenas expresarían su autonomía frente al poder del nuevo estado.
Sin embargo, esto no parece ser del todo correcto. Si bien es cierto que los asentamientos que se presumen de nueva creación lo hacen al servicio de los intereses del Imperio, y bajo su tutela no lo es menos que las décadas en las que éste impulso "colonizador" se produce -durante la segunda mitad del siglo I dC- se constata la reforma intensa y apresurada de las antiguas fortificaciones de otros poblados preexistentes. Este fenómeno bien documentado en el castro del Chao Samartín, es fugaz en inconstante produciéndose una rápida amortización de las defensas tan urgentemente remozadas. Se vislumbra así más bien la respuesta generalizada a un periodo de cierta inseguridad que un acto de valor exclusivamente sociológico o político".


El párrafo de arriba pertenece al libro "El poblamiento romano en el territorio de los galaicos lucenses" del que son autores los señores Arias Vilas y Villa Valdés y concrétamente es obra del arqueólogo perseguido Don Ángel Villa referido al territorio de los Galaicos en Asturias concrétamente y como se ha señalado en el párrafo a los de la cuenca Navia-Eo del que es principal emblema el Chao Samartín muy ligado a la figura de Pepe el Ferreiro y aquí tienen Vds el enlace

http://www.castrosdeasturias.es/descargas/565-arias--villa-2003.-poblamiento-romano-galaicos-lucenses.-bar-si-1371.pdf


CARROCERA LA ROMANIZACIÓN NO SE PRODUJO EN ASTURIAS HASTA EL 50 d.C. fuente LNE por L.N.G. 27-11-2007

http://www.lne.es/nalon/1834/carrocera-romanizacion-produjo-asturias-50-d-c/581816.html

El profesor de Historia apoya su teoría en la aparición de los castros y la «terra sigillata» en esas fechas

La romanización en el territorio que en la actualidad ocupa Asturias comenzó a ser efectiva en el año 50 después de Cristo, setenta años después, aproximadamente, de la conquista. Ésta fue la teoría defendida por el profesor de Historia de la Universidad de Oviedo Elías Carrocera, que el pasado 16 de noviembre ofreció una charla en el Cidan de Pola de Laviana. La actividad estuvo inscrita en el ciclo «Charlas desde la aldea», que coordina Luis Benito García, y en la programación del Club LA NUEVA ESPAÑA en las Cuencas.

Carrocera comenzó su exposición estableciendo una distinción entre conquista y romanización, ya que señaló que «ambos términos suelen utilizarse erróneamente como sinónimos». Así, explicó que «el primero de estos fenómenos se hizo visible a través de la instauración de los elementos que caracterizan a la política romana del momento, como la paz a cambio de crear determinados tipos de gobierno». Y añadió: «La cornisa cantábrica jugó un papel muy importante en la estabilización de los romanos».

En cuanto a la romanización, Elías Carrocera utilizó como ejemplos para ilustrar el paso de los romanos por la región «los castros de Occidente, que datan precisamente del 50 d. C., aproximadamente, o la aparición de productos como la "terra sigillata", que también se remonta a ese año».


COMENTARIO

Las contribuciones de Don Ángel Villa -trascendentales- han probado mediante las reglamentarias pruebas de carbono 14 realizadas en laboratorios de prestigio e independientes que la mayor parte de los castros son anteriores a la romanización contradiciendo a Carrocera sin embargo coincide con Carrocera en datar la presencia romana estable en el actual territorio asturiano a partir de la segunda mitad del siglo I d.C.


Otra prueba del ambiente de inseguridad que se vivia en Asturias es el ocultamiento de un tesorillo de monedas romanas en el puente de Colloto.


EL PUENTE DE CECEDA TAMPOCO ES ROMANO

Un puente a Ceceda cuatro décadas después
El arqueólogo Elías Carrocera dirige el equipo que recuperará la construcción de origen MEDIEVAL, derrumbada hace 40 años


Fuente LNE http://www.lne.es/centro/2011/04/25/puente-ceceda-cuatro-decadas-despues/1065546.html

Por Doña Mariola Menéndez 25-04-2011


Después de cuarenta años de haberse derrumbado, el puente Raicéu, de origen MEDIEVAL, de Ceceda, emblema de esta localidad naveta, comienza a ser reconstruido. El equipo dirigido por el arqueólogo Elías Carrocera realiza el acopio de información previa para completar el proyecto, que deberá tener el visto bueno de la Consejería de Cultura para acometer la obra.

La financiación, de 200.000 euros, corre a cargo de los fondos europeos «Leader». El alcalde de Nava, Claudio Escobio, asegura que ésta es una iniciativa más de las desarrolladas por el gobierno local para recuperar el patrimonio histórico del concejo. Agrega que también se prevé la mejora de más puentes medievales actualmente en uso, incluido el de La Ferrería, otro de los más significativos del concejo.

Elías Carrocera destaca que una de las circunstancias que más han influido en el deterioro de esta infraestructura fueron las sucesivas modificaciones que se realizaron. Inicialmente era más estrecho, pero en el siglo XX los vecinos lo ampliaron para permitir el paso del tráfico rodado, ya que anteriormente estaba destinado a carruajes y personas, por lo que «se elevó el rasante para evitar el lomo de burro» que dificultaba el tránsito de los vehículos, agrega Carrocera. Además de ganar en anchura al agrandar el pretil, se añadió un pavimento de piedra. Carrocera destaca el uso de balastro, que relaciona con la visita de Isabel II a Asturias.

Los sucesivos rellenos de tierra, arcilla y piedra y la acometida de una tubería de agua también afectaron al estado de esta construcción. El arqueólogo apunta que se «realizarán análisis de argamasa para concretar la asociación de las distintas etapas constructivas».

Debido a que sólo se conocen datos indirectos de la cronología del puente, Claudio Escobio apunta que las capas iniciales de esta construcción llevan a pensar que «puede que en su origen fuera de madera», cuestión que a Carrocera no le parece descabellada porque asegura que «es evidente que en la Vega de Ceceda había un puente de madera porque consta en la planimetría, aunque no conocemos cuál era su lugar exacto». Escobio adelanta que en una segunda fase se plantea acondicionar el entorno del puente, una vez reconstruido para uso peatonal, con un área recreativa y zona verde.


COMENTARIO

Tomen nota todos los estudiosos, tanto de la romanización como medievalistas, de todas las manipulaciones del sanedrín jamandulero-paracaidista para bastardear la historia de Asturias y de cómo estas están siendo derribadas de la misma forma que E. Peralta Labrador las derribó en Cantabria de forma decisiva.

Finalizamos recordando respecto a los restos de Argandenes- Piloña, que en el mismo momento en que éstos sean manipulados en cualquier laboratorio perteneciente a la Universidad Autónoma de Madrid o a algún otro ente que le sea afín, las conclusiones científicas que se deriven de tal manipulación quedan inmediatamente invalidadas.




ÚLTIMA HORA INTERVENCIÓN DEL LUGARTENIENTE DE CATOBLEPAS SEÑOR CASO DE LOS COBOS EN EL ALTAVOZ MEDIÁTICO DE LA TENEBROSA FACCIÓN DEL CAMPUS DE CANTOBLANCO

*nota aclaratoria: el vídeo de arriba está dedicado a la jamanduleria del PSOE y no al señor Caso de los Cobos.

Hoy mismo en T.A.

http://terraeantiqvae.com/forum/topics/escandalo-arqueologico-en-el?groupUrl=hispaniaprerromana&xg_source=activity&id=2043782%3ATopic%3A71067&groupId=2043782%3AGroup%3A522&page=5#comments

Transcribo la intervención del lugarteniente del célebre grupo CATOBLEPAS : "Faltaba en este deleznable proceso político de acoso y derribo al arqueólogo Ángel Villa la opinión de la reputada arqueóloga Carmen Fernández Ochoa, cuyo silencio, hasta el momento, comenzaba ya a resultar un tanto sospechoso.



Pues bien, hay que descartar tal impresión radicalmente. No sólo ha salido hoy a la palestra informativa para declarar su total apoyo a Ángel Villa, sino que apunta que estuvo haciendo gestiones para parar semejante atropello, si bien se encontró con posicionamientos negativos e irracionales a sus consideraciones.



No nos extraña nada. Está visto que en esa Consejería de Cultura de dirige Mercedes Álvarez anidan perversos sectarismos de toda laya, y, sobre todo, una pertinaz contumacia en la incompetencia. Ya veremos qué dicen los electores en los próximos comicios autonómicos. Esperemos que a tan histórica ineptitud y torpeza le queden cuatro telediarios."



COMENTARIO

Señor Caso de los Cobos ¿pero Vd que toma a los asturianos por idiotas? Todos sabemos el lugar que ocupa la señora Fdez Ochoa en el siniestro GULAG histórico-arqueológico y etnográfico asturiano ya desde los tiempos en que era la mano derecha del señor Alvarez Areces y la señora Mercedes Álvarez cuando eran alcalde y consejera de cultura de Gijón respectivamente.

Se lo vuelvo a repetir ¿que nos toma Vd a todos por idiotas? le remito a mi artículo

Y AL OLOR DE LAS SARDINAS..........

http://elcombatedeneville.blogspot.com/2011/04/y-al-olor-de-las-sardinas.html

Lo único que ha dicho Vd cierto es que les quedan cuatro telediarios y a la sra Fdez Ochoa medio telediario al frente del GULAG que ella misma ha dirigido porque Vd sabe de sobra que la señora Mercedes Álvarez no tiene ni puñetera idea de cultura asturiana y Álvarez Areces menos.
Ella ha sido la ideóloga y organizadora de la falsificación de la historia de Asturias.